1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: Así funciona el impeachment

El procedimiento dirigido a lograr la destitución de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue puesto en marcha ya por la Cámara de Diputados. Un vistazo a las etapas y plazos de este largo proceso.

Aquí exponemos, paso a paso, todas las fases del proceso que puede llevar a la presidenta de Brasil a perder el cargo.

La petición

De acuerdo con la ley, cualquier ciudadano puede presentar en Brasil una petición de impeachment contra un presidente de la república, responsabilizándolo de un delito común o de un así llamado “delito de responsabilidad”. Una vez que el presidente de la Cámara de Diputados acepta un pedido de esa naturaleza, se da inicio al proceso de destitución.

Dilma Rousseff fue acusada de haber cometido un delito de responsabilidad fiscal, sobre la base de que el Tribunal de Cuentas reprobó los balances de 2014 presentados por el Gobierno.

Eduardo Cunha.

Eduardo Cunha.

La petición fue aceptada el 2 de diciembre de 2015 por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, el mismo día en que la bancada del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) se pronunció a favor de abrir un proceso en su contra en el Consejo de Ética.

Comisión especial

El próximo paso consiste en la creación de una comisión especial de la Cámara para analizar la denuncia. Está compuesta por 65 diputados titulares e igual número de suplentes, que representan a todos los partidos en forma proporcional a las respectivas bancadas.

Tras varios intentos turbulentos, dicha comisión fue constituida el 17 de marzo de 2016.

La defensa

Tras recibir la notificación de la Cámara, el presidente tiene un plazo de 10 sesiones plenarias –con presencia de un mínimo de 51 diputados cada una– para presentar una defensa por escrito. El plazo de Dilma Rousseff comenzó a correr el 18 de marzo.

Pronunciamiento de la comisión

Cumplido el plazo, independientemente de que haya recibido o no una defensa escrita del presidente, la comisión especial tiene cinco sesiones más para emitir su parecer. En concreto, debe decir si recomienda o no la continuación del proceso de destitución.

Votación en la Cámara de Diputados

El pronunciamiento de la comisión es entonces enviado a la Cámara de Diputados para ser sometido a votación. Esta debe llevarse a cabo en el lapso de 48 horas y es nominal.

El proceso de impeachment solo seguirá adelante si cuenta con la aprobación de por lo menos dos tercios de la Cámara (342 del total de 512 diputados). De no obtener ese apoyo, la petición será archivada y Dilma Rousseff permanecerá en el cargo.

Nueva defensa

Si el proceso continúa, la presidenta tendrá 20 días más para responder a las acusaciones y presentar una nueva defensa. Cumplido el plazo, la comisión especial pasa a recoger testimonios.

Luego, la comisión tiene diez días para pronunciarse sobre la procedencia o no de las denuncias.

Nueva votación de los diputados

El pronunciamiento es sometido otra vez a votación en la Cámara de Diputados. Nuevamente se requiere el apoyo de dos tercios para que el proceso siga adelante.

Votación del Senado

Está en manos del Senado aprobar o rechazar luego la decisión de los diputados. En esta votación se requiere una mayoría simple para que el juicio de destitución propiamente tal sea instaurado.

Alejamiento provisional

Si el Senado refrenda la decisión de la Cámara, la presidenta será alejada temporalmente de sus funciones, por hasta 180 días. Asumiría en tal caso el cargo el vicepresidente, Michel Temer. Dilma Rousseff sería notificada por el presidente del Senado y citada a comparecer en el juicio.

Al presidente del Supremo Tribunal Federal, Ricardo Lewandowski, le correspondería conducir el juicio en el Senado.

El impeachment

Finalmente se llevaría a cabo una nueva votación en el Senado, en la que se requeriría un apoyo de dos tercios para que el impeachment sea aprobado. No habiendo esa mayoría, Dilma Rousseff quedaría absuelta y retomaría sus funciones.

En cambio, en caso de ser condenada, la presidenta perdería definitivamente su mandato y sería inelegible por ocho años. En tal caso, el vicepresidente asumiría el cargo.

DW recomienda