1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Bollywood: ¿reflejo de la sociedad o de sueños?

En la India se discute a menudo acerca de si las películas de Bollywood reflejan la realidad de la gente. ¿No se trata más bien de un reflejo de los sueños?

Veer Zara, de Yash Chopra.

Veer Zara, de Yash Chopra.

Amor eterno, alegría desbordante, profunda tristeza y desafíos terribles: en las películas de Bollywood, el amor del héroe y la heroína se pone a menudo a prueba y se cuestiona su capacidad de sacrificio. Semejantes a una montaña rusa de las pasiones, en estos cuentos fantásticos el espectador siempre está seguro de que habrá un final feliz.  Madhava Prasad, catedrático de Ciencias del Cine en Hyderabad, opina que es precisamente este aspecto el que somete a la gente en la India a una contradicción: “Con seguridad, las películas ejercen una influencia en la gente y la sociedad. Pero muestran una realidad que no tienen nada en común con la cotidianidad del espectador”.

Dura realidad

La sociedad de la India tiene una organización profundamente jerárquica. Aunque con la Constitución de 1950, el sistema de castas quedó abolido, su práctica continúa, sobre todo en las regiones rurales. El boom económico que comenzó en la década de los 90 y los avances en la alfabetización y educación han logrado una mayor apertura y tolerancia en la sociedad. No obstante, aunque en las películas todas las fronteras entre los amantes son superables, la realidad es otra.

The Dirty Picture, 2012.

The Dirty Picture, 2012.

En las grandes metrópolis como Delhi, Mumbai, Calcuta y Madrás vive sólo un tercio de los 1200 millones de habitantes de la India. Según el último censo del 2011, dos tercios viven en el campo; de ellos, el 90 por ciento vive directa o indirectamente de la agricultura. Si bien existen en las ciudades parejas que primero se conocen y después deciden casarse, el 90 por ciento de los matrimonios, de acuerdo a las estadísticas de UNICEF del año 2012, se basan en acuerdos entre los padres.

Muy raros son los matrimonios entres hindúes (el 80 por ciento de la sociedad) y musulmanes (16 por ciento). Sin embargo, Bollywood los hace posibles en películas como Bombay (1995), Gadar, (2001), Veer Zaara (2004) y Jodhaa Akbar (2008). Y las estrellas como Shah Rukh Khan y Saif Ali Khan se han convertido en ídolos, también debido a que en la vida real, siendo musulmanes, se han casado con mujeres hindúes.

Sueño o reflejo

La estrella de Bollywood Shah Rukh Khan, 2012.

La estrella de Bollywood Shah Rukh Khan, 2012.

El director Kunal Kohli se hizo famoso por sus películas románticas. “Si el cine tuviese influencia en las personas, nos haríamos reír más los unos a los otros y nos atreveríamos a enamorarnos más a menudo”, responde a DW. “Pero eso no sucede. El cine no influye especialmente en la vida, aun cuando se base en su realidad”.

Por su parte, el poeta Javed Akhtar responde a DW: “Todos las películas reflejan lo que sucede en la sociedad. Pero sobre todo muestran los deseos, las esperanzas, los valores y las tradiciones. No son un reflejo, sino el sueño de la sociedad”.

El cine es diversión

La película Dirty Picture (2011) demostró qué películas llegan al gran público. Cuenta la historia de Silk Smitha, una actriz porno del sur de la India, que aunque alcanza la fama es segregada por la sociedad, por lo que no ve otra salida que quitarse la vida. Vidya Balan, la protagonista, dice decepcionada: “Para hacer buenas películas se necesita tres cosas: diversión, diversión y diversión”.

Así lo ve también Ranjini Majumdar, especialista en cine de la Universidad Jawaharlal-Nehru de Nueva Delhi: “El cine es sinónimo de diversión. No podemos esperar de los directores que nos muestren la dura realidad; no es su tarea en el cine comercial”. Con todo, Dirty Picture marcó una nueva tendencia en Bollywood: por mucho tiempo las mujeres solo fueron un accesorio decorativo. Entretanto, son cada vez más las películas que se centran en historias de mujeres, también de mujeres exitosas.

La gran industria del cine en la India mueve millones y a millones.

La gran industria del cine en la India mueve millones y a millones.

La realidad: una excepción

Se pueden contar con los dedos de una mano las películas que en los últimos años tienen un enfoque realista. Maqbool (2003) describe la mafia de Mumbai y Black Friday (2004) de dificultades entre hindúes y musulmanes. Aunque muchos críticos los alaban, estos largometrajes se han visto en pocas salas de cine. Por otro lado, sí hay películas que –entretejiendo el libreto con el mundo ensoñado– hablan de embarazos no deseados, de niños marginados e incluso de la homosexualidad. Pero, ¿enfoques realistas de verdad? Son más bien la excepción en el cine indio y eso no es lo que se espera de la fábrica de ilusiones de Bollywood.

Autora: Isha Batia (MB)
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda