1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

Bolivia: “no apostaría por Unasur”

¿Quién es el llamado a mediar en el conflicto boliviano? DW-WORLD conversó con Stefan Jost, politólogo alemán de la Universidad de Tréveris.

default

Los líderes de Unasur reunidos en Santiago

En Bolivia ha sucedido lo que se temía: las posturas contrapuestas se han radicalizado, el nivel de violencia ha ascendido. El referéndum del 10 de agosto no aportó a esclarecer la situación. DW-WORLD habló al respecto con Stefan Jost, catedrático de la Universidad de Tréveris.

¿Todo lo que ha sucedido en los últimos días en Bolivia era previsible?

Era de temerse. Mucho indica que las partes envueltas en el conflicto carecen de la capacidad de sentarse a una mesa a dialogar. La radicalización en ambos bandos ha aumentado; ya había habido brotes violentos de ambos lados; éste ha sido en realidad el tono imperante desde poco antes del referéndum. El resultado de ese referéndum, estaba claro, no iba a tranquilizar a nadie.

Existe una nueva disposición al diálogo informa la prensa. ¿Qué deben llevar ambas partes a la mesa de negociación?

La condición básica es que una disposición real a tomarse mutuamente en serio; si cada acude con la postura de hablar para convencer al otro de sus propia propuesta, la búsqueda de solución está condenada al fracaso.

¿Qué forma podría tener un posible acuerdo que sacara de la crisis a Bolivia?

Es muy difícil esbozar acuerdos desde un escritorio en Alemania… pero creo básicamente que, por un lado, el gobierno debe aceptar que a pesar de su amplia mayoría, en los departamentos opositores los prefectos fueron apoyados y que allí, mayoritariamente, no se acepta la política del gobierno boliviano. Los rudimentarios partidos de oposición que aún existen en Bolivia, por su parte, deben reconocer que Evo Morales es un presidente democráticamente elegido, y que ello ha logrado que en la conciencia de buena parte de la población haya sucedido algo para lo cual no hay marcha atrás. Creo que aceptar esto es uno de los puntos más difíciles para ambas partes. Los puntos temáticos son evidentes y pasan por la ley electoral, la regulación de las autonomías y la distribución de los recursos.

¿Qué puede aportar Unasur? ¿Tiene sentido que los líderes sudamericanos medien?

Estoy convencido de que sin una mediación del exterior, Bolivia no logrará tranquilizarse. La cuestión es quién es el llamado a mediar. Unasur suena bien, como una comunidad de Estados latinoamericanos…. Pero eso es demasiado abstracta; y la pregunta que se plantea aquí es mucho más concreta. Venezuela y Ecuador pertenecen a Unasur. Y el presidente venezolano, Hugo Chávez, no puede ser aceptado como mediador; está demasiado involucrado. Dos o tres personalidades de peso internacional, quizá también del continente europeo, deberían tomar cartas en el asunto. Aunque está claro que algunos líderes latinoamericanos deben participar en la mediación, yo no apostaría por Unasur.

El presidente Morales ha decidido enfriar las relaciones con Estados Unidos….

Desde que asumió el poder, la política de Evo Morales se ha movido en el plano simbólico. Que Estados Unidos sea su enemigo declarado, se entiende. Del tiempo que Evo Morales era dirigente cocalero existen filmaciones que lo muestran finalizando sus arengas con un “muerte a los yanquis”. Esto así como las manifestaciones en contra de las embajadas norteamericanas comprueba que Estados Unidos es la imagen del enemigo en la política interna boliviana.

Qué hay de cierto en la acusación en cuanto a que la Embajada de Estados Unidos apoya a la oposición no puedo juzgarlo. En todo caso, la expulsión de los diplomáticos y la ruptura de las relaciones con Estados Unidos me parece un error estratégico tanto para las relaciones internacionales como para la política interna boliviana. También porque le ofrece al señor Chávez extender el conflicto a un escenario latinoamericano. Esto no aporta a la paz.

DW recomienda