1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Bolivia decreta emergencia nacional por sequía y escasez de agua

Así lo confirmó el presidente boliviano Evo Morales. La sequía que sufre el país altiplánico, la peor en los últimos 25 años, afecta a diferentes ciudades y al área rural. El problema ha ocasionado protestas ciudadanas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, firmó este lunes (21.11.2016) un decreto que declara "emergencia nacional" en el país a causa de la sequía que ha ocasionado racionamientos de agua en varias regiones, pero sobre todo en La Paz.

Tras reunirse con sus ministros, Morales explicó a los medios que el decreto declara "situación de emergencia nacional debido a la presencia de sequía y déficit hídrico en diferentes regiones del territorio nacional provocadas por fenómenos climáticos adversos".

También dijo que mediante esta norma, las alcaldías, las gobernaciones y el Gobierno nacional "tienen la obligación de movilizar recursos económicos" para garantizar que la población tenga agua. "Mi recomendación es que seamos responsables (sobre) cómo cuidar el agua. Se presentó este problema por el cambio climático", señaló el gobernante boliviano.

Morales expresó su preocupación porque este año se han registrado las temperaturas más elevadas en los últimos cien años. Indicó que "hay que estar preparados para lo peor" y planificar "grandes inversiones" para garantizar el abastecimiento de agua.

Destituyen a autoridades responsables

El presidente destituyó hace unos días a la autoridad nacional de regulación del sector de agua y al gerente de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) de La Paz por no haber alertado a tiempo del descenso del nivel del agua en las represas.

En La Paz se aplica actualmente un racionamiento en tres zonas que incluyen a 94 barrios del este y sur y afectan a unos 340.000 habitantes, aproximadamente un tercio del total de habitantes de la sede del Gobierno y el Legislativo.

El nuevo gerente de Epsas, Marcel Claure, advirtió de que el racionamiento será aún más severo en esas zonas y se ampliará al oeste de la ciudad y a dos áreas en la vecina El Alto, aunque en los últimos casos no será tan duro como en el este y sur paceños, que solo recibirán agua durante tres horas cada tres días.

La sequía que sufre Bolivia, la peor en los últimos 25 años, afecta también a otras ciudades y al área rural y ha ocasionado protestas ciudadanas e incluso insólitos rituales y procesiones en el campo para pedir a Dios que llueva.

CT (EFE, Reuters)

DW recomienda