1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Bolivia: ¿cómo salir del callejón?

Tanto gobierno como oposición han salido fortalecidos del referéndum en Bolivia. ¿Cuál es el alcance de estos resultados? DW-WORLD consultó a Stefan Jost, politólogo alemán especialista en la región.

default

"El asunto está ahora en que consecuencias va a asumir ahora cada una de las partes"

Los resultados del referéndum revocatorio en Bolivia han sido los esperados: el presidente ha sido ratificado en su cargo; la oposición ha recibido un espaldarazo. Acerca de los motivos y el alcance de esta situación de empate, DW-WORLD conversó con Stefan Jost, catedrático de la Universidad de Tréveris y ex director de la oficina regional de la Fundación Konrad Adenauer en La Paz.

¿Cuáles son las razones de los resultados en el referéndum boliviano?

De acuerdo a los datos disponibles hasta ahora se ve claramente una disparidad entre el campo y la ciudad, que se traduce en un mayor apoyo a Morales en el campo y menos apoyo mientras más urbano es el contexto. Tiene que ver con durante la campaña Morales recorrió los campos con la maleta llena de dinero; millones fueron repartidos entre la gente. El segundo punto, que sin embargo no se puede cuantificar, son las crecientes sospechas de la OEA en cuanto a irregularidades en los locales electorales. Hace 14 días se anunció en La Paz que unos 65.000 registros eran irregulares. Eso sería un 5% en el departamento La Paz.

El factor decisivo radica en que la maniobra del mayor partido de la oposición, que pretendía que el referendo tuviera lugar en el Senado no funcionó porque los otros partidos opositores no la aceptaron. Se esperaban estos resultados, y entonces se quiso dejar a Morales culminar su período y no darle la posibilidad de asumir el papel de mártir. Por eso, mi tesis, es que también personas que se oponen a Morales votaron porque culmine su período presidencial.

La refundación de Bolivia se encuentra en un callejón sin salida asevera usted en un estudio publicado por el Instituto Alemán para Estudios Globales…

Sí. La refundación de Bolivia se basa, según Morales, en la nueva Constitución de 2007. Por diversos motivos -también por el cómo fue elaborada- ha encontrado mucha oposición. La nueva Constitución fue concebida para someterla a la opinión de la población en un sufragio, algo que aún no ha podido tener lugar. Y mientras eso no suceda, el proyecto de refundación de Bolivia se encuentra en un callejón sin salida.

El país se encuentra en un “empate catastrófico” como lo reconoció el mismo vicepresidente Lineras; oposición y gobierno tienen la misma cantidad de poder… Se trata mayormente ahora de qué consecuencias va a asumir cada una de las partes de los últimos acontecimientos.

“Morales ha perdido una gran oportunidad”, asevera usted. ¿Qué debió haber hecho de otra manera?

Con los resultados electorales de 2005, Morales disponía de un punto de partido increíblemente bueno. El primer presidente desde 1982 que había sido elegido democráticamente en la primera vuelta electoral y no por el Parlamento –como está estipulado en Bolivia cuando no hay una mayoría absoluta en la primera vuelta. Además el descrédito de los partidos tradicionales –de los cuales no ha sobrevivido ninguno- era fenomenal.

Después de las elecciones, varios partidos pequeños se ofrecieron a trabajar con el gobierno en la refundación del país. Podemos –el mayor partido opositor- quiso aportar al proyecto. En vez de aprovechar esta buena disponibilidad y de comprometerlos con el proyecto, empezó ese debate interminable en torno a la Asamblea Constituyente. Otras acciones del gobierno también llevaron a la oposición a concluir que no se trataba de un proyecto mancomunado, sino de abrir nuevos frentes. En los primeros nueve meses de su período presidencial están las causas de este desarrollo.

No hay santos de ningún lado –no se trata de elogiar a la oposición y de condenar a Morales-, pero sí creo que un presidente con esta legitimación directa pudo haber reaccionado de otra manera. Hay que decir también que Morales tenía que asegurarse la voluntad de sus bases, y ellas no están dispuestas a una política del tipo que hubiese sido necesaria. Habrá que ver después del referéndum, si eso cambia; yo tengo mis dudas.

Siga leyendo: ¿Sobreviviría la economía boliviana sin las provincias secesionistas?

DW recomienda