Boeing arrebata a EADS contrato por 35.000 millones de dólares | Economía | DW | 25.02.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Boeing arrebata a EADS contrato por 35.000 millones de dólares

Boeing ganó la licitación para 179 aviones nodriza de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, un contrato de 35.000 millones de dólares, tras imponerse a la oferta de la europea EADS.

default

El avión nodriza (arriba) que la European Aeronautic Defense and Space Company (EADS) ofreció a la Fuerza Aérea de EE. UU.

Toda una decepción: durante casi una década, la matriz de Airbus, EADS, había esperado conseguir el encargo de fabricar los aviones nodriza para las Fuerzas Aéreas estadounidenses, lo que habría constituido una ruptura con la línea llevada a cabo por Estados Unidos. Pero el gobierno estadounidense prefirió beneficiar una vez más al fabricante de aviones nacional Boeing.

El consorcio de navegación aérea y armamento EADS ya preparaba el champán para brindar, al verse ya ganador antes de que las fuerzas aéreas estadounidenses tomaran la decisión sobre el "encargo del siglo" para la fabricación de nuevos aviones nodriza valorado en más de 35.000 millones de dólares.

No sólo expertos en armamento veían a los europeos por delante, sino que también el Departamento de Defensa norteamericano parecía conquistado por los modernos aviones de Airbus. Pero nada de eso: Estados Unidos se mantuvo del lado de Boeing y le dio un portazo en las narices a EADS.

Para el consorcio europeo es más que la pérdida de un acuerdo de grandes dimensiones, con el que Airbus casi ya contaba. Para EADS la decisión estadounidense es el signo de que Estados Unidos sigue cerrando a cal y canto su gigantesco mercado de armamento. Además, supone un duro golpe en su intento de ampliar su producción en la zona dólar para independizarse de las oscilaciones de las divisas. Y es que el dólar es y sigue siendo la moneda mundial de la navegación aérea.

Hoy así, mañana asá

"Hace tres años, eligieron a EADS y dijeron que sus aviones ofrecían el mejor valor para el gobierno", decía una periodista en la rueda de prensa del Pentágono. "Ahora ustedes eligen a Boeing, que no ha cambiado tan radicalmente su fabricación de aviones. ¿Cómo explican ese cambio de opinión?", preguntaba. El vicesecretario de Defensa William Lynn aseguraba no saber cómo se tomó la decisión anterior. Sólo que ahora es Boeing el claro vencedor. Fin de la rueda de prensa.

Boeing tenía mucho más que perder que EADS en este negocio: los europeos ya son líderes en el mercado civil con una cuota del 52 por ciento en el suministro de aviones. Boeing, sin embargo, tuvo que retrasar durante años la entrega a sus clientes del avión de largo recorrido 787 "Dreamliner" y el renovado Jumbo 747-8 por problemas en el desarrollo y la producción. Pero en el lucrativo negocio de las armas, Boeing es el número uno y sigue siéndolo gracias al nuevo encargo.

EADS intenta desde hace años aterrizar en el mercado militar estadounidense. Pero sin éxito. El Ejército terrestre y la Armada tienen un par de helicópteros Eurocopter, pero con negocios por algo más de 300 millones de dólares en 2009, EADS es un enano. Boeing suministra a las fuerzas estadounidenses material por unos 20.000 millones de dólares y es con casi 22.000 millones de dólares el segundo mayor receptor de encargos del gobierno estadounidense, sólo superado por el gigante armamentístico Lockheed Martin, con 38.500 millones de dólares.

"Hemos perdido una oportunidad, pero no cambiará nada”

No es de extrañar que el presidente de EADS, Louis Gallois, se mostrara hoy decepcionado. "Hemos perdido una oportunidad", señalaba. Sin embargo, sobre la dirección económica del grupo no cambiará nada. Sus intenciones son aumentar la cuota de producción en la zona dólar del 23 por ciento actual a un 40 por ciento hasta 2010, algo a lo que se acercaría con una sede en el país de origen de su competidor Boeing, Estados Unidos. EADS quería abrir una nueva fábrica en Alabama para la fabricación de los nodriza y aprovecharla para fabricar allí aviones de carga. Según sus planes entre 40 y 50 debían salir de talleres cada año.

El sello "Made in USA" habría otorgado una gran ventaja a los europeos a la hora de vender sus aviones en el mayor mercado mundial de la navegación aérea. EADS intenta desesperadamente en Estados Unidos no ser visto como un invasor. El presidente en Norteamérica Ralph Crosby habló incluso de "nuestros soldados americanos" cuando anunció los precios de los aviones nodriza y prometió crear 48.000 nuevos puestos de trabajo en Estados Unidos.

Pero esa ofensiva no dio frutos. Boeing seguirá suministrando, como desde hace media década, los aviones nodriza a las fuerzas estadounidenses. Del "acuerdo del siglo" se beneficia incluso el sector de los aviones comerciales. El encargo asegura la producción de 767 en la fábrica de Everett, cerca de Seattle, que coincidirá ahora con el nodriza NewGen. La venta de los aviones vendidos este año fue escasa, con sólo 50 pedidos. Pero ahora, la producción está asegurada durante décadas. Y a Airbus no le queda otro remedio que ser testigo.

dpa

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda