1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Bloqueo a la ley que limita el espionaje de la NSA

El Senado estadounidense rechazó una ley que prohibía la recolección masiva de datos telefónicos por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

Al bloquear este viernes (22.05.2015) la reforma, dejó en suspenso también la base jurídica de una gran parte de las actividades de vigilancia del servicio secreto. Solo 57 senadores de los 60 requeridos votaron a favor de la propuesta del Gobierno, mientras que 42 lo hicieron en contra, informan los medios. La Cámara de Representantes había aprobado la reforma el 14 de mayo con amplia mayoría.

La "USA Freedom Act" (Ley de Libertad de EEUU) propuesta por la administración de Barack Obama propone limitar las atribuciones de la NSA enmarcadas en la Ley Patriota, aprobada poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. De acuerdo con esta reforma, la NSA no podrá archivar por sí misma los metadatos telefónicos de los ciudadanos, sino que esta tarea quedará a cargo de las compañías telefónicas y la NSA tendría acceso a la información a través de una orden judicial. En cambio, la propuesta no limita las actividades de la agencia de inteligencia en el extranjero.

Vencimiento a la vista

El portavoz del Gobierno, Josh Earnest, hizo un llamamiento sin éxito a los senadores para que llegaran a un acuerdo este fin de semana, porque si no, todo el trabajo de la NSA quedaría paralizado, al vencer el 1 de junio la Ley Patriota. Un senador republicano propuso prolongar sin cambios la norma otros dos meses más, pero esto también fue rechazado. Los legisladores volverán a reunirse el 31 de mayo en un intento por llegar a un acuerdo a último momento.

La recolección masiva de datos fue revelada en 2013 por Edward Snowden, quien filtró a la prensa la información secreta. También se conoció que Estados Unidos espiaba en el extranjero incluso a Gobiernos aliados, como el de Angela Merkel en Alemania, o los de México y Brasil. Obama impulsó entonces una reforma de la ley, pero esta solo beneficiará a los ciudadanos estadounidenses.

MS (dpa/efe)