1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Biotécnica 2007: proteínas como medicamentos cazan células cancerígenas

Las proteínas desempeñan un papel decisivo en muchos procesos, entre ellos las infecciones. Las proteínas obran más directamente en el organismo que los genes. Una ventaja útil en el tratamiento de enfermedades.

default

Proteínas sensores se adhieren a tumores para posicionar las proteínas que programan la muerte de células malignas.

Las proteínas son el material del que está hecha la vida. En Hannover, en el marco de la feria internacional Biotécnica 2007, que tiene lugar entre estos 9 y 11 de octubre, científicos del Instituto alemán Fraunhofer muestran cómo proteínas sujetas a nanoestructuras pueden ser implementadas en la medicina del futuro.

Tanto humanos como animales están compuestos de este tipo de proteínas, con excepción del agua que portamos. Las proteínas influyen más directamente en el cuerpo que los mismos genes. Todos conocemos la sensación que produce la adrenalina, la proteína más conocida, ya sea después de un susto o un momento de alegría o tensión.

Visionarios de la nanotecnología química

Investigadores alemanes tienen la visión de una medicina inteligente que con cocktails de proteínas diseñados individualmente ataque las más diversas enfermedades.

En el caso de la lucha contra el cáncer esa visión se está materializando: cápsulas milimétricas, no más grandes que una célula humana, son utilizadas como agentes portadores de sustancias exclusivamente preparadas y dosificadas.

Algunas de las proteínas fungen como sensores capaces de distinguir entre células cancerígenas y células sanas y así elevar la certeza del ataque químico. Las proteínas sensores se adhieren a los tumores para posicionar las proteínas encargadas de destruir las células malignas.

¿Suena a ciencia ficción?

Aunque aún parezca irrealizable, investigadores del Instituto Fraunhofer de Técnicas Biotecnológicas y Superficies (IGB), con sede en Stuttgart, ya han logrado importantes adelantos en el campo.

El químico Günter Tovar y un equipo de la Universidad de Stuttgtart lograron introducir la proteína "Tumor Nekrose Faktor" (TNF) o factor necrótico del tumor, en minúsculas cápsulas de silicio listas para implementarse en una terapia contra el cáncer.

La proteína TNF es una de las más recientes “esperanzas en el tratamiento contra el cáncer”. Una vez que ésta es sujetada a las células infectadas desarrolla el efecto de dirigir su muerte programada.

Microscópicos “submarinos” armados contra el cáncer

Pero no sólo las células cancerígenas están provistas de receptores para la proteína TNF. Lo que hace necesario acompañar a la TNF en la cápsula inteligente de otra proteína “cazadora” de células cancerígenas.


Los obstáculos no terminan ahí: fuera de su medio natural las proteínas pierden rápidamente su efecto biológico. Para conservar empero la efectividad de las microproteínas, los investigadores alemanes diseñaron una membrana celular artificial con la ayuda de la nanotecnología química.

Las cápsulas de silicio que actúan como agentes transportadores tienen entre 100 y 1.000 nanómetros de diámetro. Una asombrosa dimensión, si se tiene en cuenta que 1 nanómetro es la millonésima parte de un milímetro. A pesar de ello, la superficie de dichas cápsulas debe estar provista de una membrana celular compatible con la natural. Una capa pues que protege a las benignas proteínas en su excursión a la búsqueda de células cancerígena para propiciarles la muerte.

DW recomienda