1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

BID recomienda a Latinoamérica apretarse el cinturón

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el menor crecimiento económico previsto para América Latina en los próximos años podría traer consigo una brusca caída en la tasa de expansión de las inversiones.

Un grupo de expertos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) instó a que las políticas fiscales en países de Latinoamérica sean más restrictivas, para que las puedan ser consideradas como contracíclicas en lugar de expansivas.

El planteamiento es una recomendación del documento "Cómo América Latina y el Caribe puede escapar del menor crecimiento mundial", el informe macroeconómico de América Latina y el Caribe para 2013. Sus recomendaciones se fundamentan en el deterioro de los balances fiscales de la región en el último año, más débiles que antes de la "Gran Recesión" (2008-2009).

Los bancos centrales de la región tendrían menos margen para hacer frente al fenómeno, advierte el informe, emitido durante la Reunión Anual de Gobernadores del BID, que termina sus sesiones este domingo en la capital panameña. El informe refuerza el concepto de que "una política fiscal más austera ahora incrementaría el espacio fiscal para reaccionar ante la crisis que pueda deparar el futuro".

Ahorrar y regular para mañana

El BID define a América Latina y el Caribe como una región de pequeñas economías abiertas, que superó relativamente bien la Gran Recesión y parece haber ganado terreno en términos de resistencia a perturbaciones negativas. Sin embargo, se estima que en los próximos años el crecimiento mundial se encontrará suprimido por debajo de su potencial, los precios de los productos primarios pueden caer y se espera un menor ritmo de crecimiento del comercio, lo que tendrá un efecto desalentador en el crecimiento de la región.

El informe contempla una expansión económica para América Latina y el Caribe de 3,9 por ciento aproximadamente para el periodo 2013-2017, debajo del 4,8 por ciento registrado en 2003-2007. El próximo lustro, explica el documento, etará marcado por los ajustes de las economías avanzadas para mantener su sostenibilidad fiscal y la disminución del crecimiento chino.

Para el grupo de expertos, además, las últimas noticias en Estados Unidos "no permiten discernir un panorama claro", debido a que el crecimiento menguó por el desapalancamiento del sector privado y la incertidumbre que aún persiste sobre el marco de políticas, en especial la de tipo fiscal.

El análisis reconoce que hay una ventana de oportunidad para aumentar los niveles del ahorro interno en la región. En ese sentido, se sugiere que los países deberían pensar en reformas estructurales que incluyan los sistemas de pensiones y de seguridad social, y en otras reformas financieras para aumentar el ahorro de largo plazo en moneda local.

Adicionalmente, los expertos del BID indicaron que el hecho de disminuir los niveles de informalidad y aumentar la base impositiva y la proporción de población que interactúa con el sistema financiero formal debería producir beneficios en este sentido, frente a los desafíos globales.

El Banco dijo que queda mucho por hacer en áreas como educación, competencia en los mercados, sistemas tributarios equitativos, mercados laborales eficientes y el estímulo al ahorro doméstico. "Todavía hay margen considerable para otras iniciativas", señaló el informe. "Si todos los países introdujeran reformas equivalentes de manera simultánea, el efecto en el conjunto de la región podría ser del orden de un 2,3 por ciento de crecimiento adicional al año", dijo el BID.

rml (dpa, reuters)

DW recomienda