1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Berlusconi también quiere divorcio y se declara “líder más popular del mundo”

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo que ni siquiera una disculpa pública de su esposa, Veronica Lario, será suficiente para salvar su matrimonio de 19 años, después de que ella lo desacreditara ante la prensa. Lario dijo el fin de semana que tenía previsto pedir el divorcio, días después de criticar públicamente a Berlusconi por asistir al cumpleaños de una aspirante a modelo de 18 años y por la selección de jóvenes atractivas para concurrir a las elecciones europeas. El primer ministro dijo al diario La Stampa que había ordenado a sus abogados que tomaran cartas en el asunto y no descartó una demanda por las palabras de Veronica. "A decir verdad, podrían darse las circunstancias para presentar una demanda por difamación, pero es mejor dejarlo", dijo.

Al lamentar en el diario Corriere della Sera que su esposa hubiera "caído en la trampa mediática", Berlusconi dijo que era poco probable que pudiera salvar su matrimonio de 19 años. "No lo creo. No sé si quiero esta vez. Verónica debería disculparse públicamente", afirmó Berlusconi. "Y no sé si eso bastará. Es la tercera vez que hace esto durante una campaña electoral. Realmente es demasiado", apuntó. Berlusconi, quien el viernes se declaró el líder más popular del mundo, dijo que no creía que el frenesí mediático que rodea a su vida privada tenga impacto en sus índices de aprobación entre la opinión pública o en las elecciones europeas de junio.

Un sondeo en abril mostraba un índice de aprobación del 56 por ciento para Berlusconi, gracias a una rápida respuesta al fatídico terremoto en los Abruzzos, aunque él asegura que su popularidad es del 75%. La oposición declinó hacer comentarios al considerar el asunto algo privado, pero el dirigente de centroizquierda Darío Franceschini reclamó a Berlusconi que deje de insinuar que sus problemas maritales fueron agitados por la izquierda. dpa