1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Berlín sorprende a la Bundesliga

El club de la capital de Alemania se encamina con paso seguro a representar a la Bundesliga en la Champions League. Berlín ocupa la tercera posición de la clasificación con un equipo que se reinventó a sí mismo.

En los últimos años lo normal era encontrar al Berlín en las posiciones de descenso, o jugando en la segunda división del fútbol alemán. Por eso sorprende ver hoy al equipo de la capital del país afianzado en el tercer puesto del campeonato, a poco de asegurarse un cupo en la próxima Champions League, o en el peor de los casos –de aflojar el paso en el cierre de la temporada- en la Liga de Europa.

El fenómeno que está ocurriendo en Berlín se empieza a explicar cuando se mencionan dos nombres: Pál Dárdai y Michael Preetz. El trabajo de mancomunado de estos dos hombres, el primero como entrenador y el segundo como gerente deportivo del club, se ha transformado esta temporada en un inesperado éxito que tiene sufriendo a equipos grandes como el Leverkusen, el Schalke, el Wolfsburgo y el Gladbach, que estaban acostumbrados a representar internacionalmente a la Bundesliga.

Simbiosis perfecta

En febrero del 2015, en momentos en los que sobre el Berlín se cernía la dramática sombra del tercer descenso en apenas cinco años, Preetz tomó una decisión que por ser tan valiente fue calificada de loca. El director deportivo le entregó el equipo a un joven y bisoño entrenador, cuya experiencia se limitaba a un par de campeonatos al mando de las divisiones juveniles.

La tarea que se le asignó al hungaro Dárdai, el jugador que más partidos ha disputado en la Bundesliga vistiendo el uniforme del club de la capital del país, no fue solo la de evitar que el Berlín terminara de desmoronarse (estaba de penúltimo en la clasificación), sino la de reconstruir un equipo que a esas alturas de la temporada pasada estaba en escombros. Entre el entrenador de apenas 38 años y el director deportivo, 10 años mayor que él, se selló un pacto silencioso cuyo principio fundamental era el irrestricto apoyo mutuo.

Preetz y Dárdai lo han cumplido a cabalidad, y la cooperación ha dado resultados. El nuevo entrenador empezó su plan de reconstrucción del Berlín exigiéndole a los jugadores del equipo mejorar su condición física. El club logró la meta de mantenerse en la primera división a punta de correr más, no de jugar mejor.

Pál Dárdai, un entrenador joven y sin experiencia, tiene al modesto Berlín muy cerca de la Champions League.

Pál Dárdai, un entrenador joven y sin experiencia, tiene al modesto Berlín muy cerca de la Champions League.

Al iniciar la siguiente temporada´, el director deportivo del Berlín respaldó todas las decisiones del entrenador y le entregó no solo mucha confianza, sino aún más recursos para mejorar la plantilla. Pál Dárdai, por su parte, convenció a los futbolistas de la necesidad de velar por una excelente condición corporal como requisito para mejorar su rendimiento deportivo. Después les dio clases de cómo jugar el fútbol contemporáneo: posesión del balón, manejo de los espacios, control de los ritmos.

Política inteligente

El resultado no solo es positivo y evidente, sino que además tomó mal parado a todos los otros clubes de la Bundesliga, en especial a aquellos que tradicionalmente terminan la temporada entre las posiciones tercera y sexta. Nadie contaba con el Berlín, pero los de la capital alemana se han mantenido peleando con coraje por un cupo internacional en la próxima Champions League, o en la Liga de Europa, desde la sexta jornada del fútbol alemán.

En Berlín Dárdai ha capitalizado las buenas inversiones hechas en el pasado por Preetz, quien en vez de destinar el limitado dinero del club al fichaje de famosos nombres, se ha especializado en reciclar a prometedores jugadores que fracasaron en su intento de dar el salto al estrellato definitivo. El juvenil Mitchell Weiser, quien en el Bayern no logró destacar lo suficiente y en Berlín es figura clave, es el mejor ejemplo en esta temporada.

Pero como él hay otros. Los más recientes son el goleador Vedad Ibisevic, llegado del Stuttgart, Sami Allagui, del Maguncia, o el también exBayern Sinan Kurt. Junto a ellos, otros eternos talentos que después de mucho rodar terminaron explotando al lado de Dárdai en Berlín: el arquero Thomas Kraft, el mediocampista creativo Alexander Baumjohann, el noruego Per Skjelbred, el japonés Hajime Hosogai, o el brasileño Ronny.

Todos ellos, bien conducidos en lo deportivo y en lo administrativo, están a punto de convertir en realidad algo que pocos hinchas se atrevieron a soñar: ver al Berlín en la Champions League.

DW recomienda