1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Berlín se quedará sin su nuevo Guggenheim

La fundación con sede en Nueva York decidió cancelar la instalación de un nuevo proyecto en el barrio berlinés de Kreuzberg, uno de los más rebeldes y alternativos de Berlín, ante protestas y amenazas.

La conversión de zonas alternativas en barrios de mayor poder adquisitivo es uno de los mayores temores de muchos berlineses. La resistencia al rápido aburguesamiento que vive la ciudad tumbó ahora a un gigante: el museo Guggenheim.

La fundación con sede en Nueva York decidió cancelar la instalación de un nuevo proyecto en el barrio berlinés de Kreuzberg, uno de los más rebeldes y alternativos de Berlín, ante el boicot de los vecinos y las "violentas" amenazas recibidas.

"Estamos a favor de un debate cultural abierto e intenso, pero no podemos correr el riesgo de sufrir ataques violentos como los que amenazó con perpetrar un pequeña minoría", explicó hoy el museo de Nueva York.

El proyecto "BMW Guggenheim Lab" pretendía instalarse de mayo a julio en un descampado de Kreuzberg, en el sureste de Berlín, como espacio de discusión y búsqueda de soluciones innovadoras para los problemas que afrontan las grandes ciudades.

Paradójicamente, el propio proyecto se convirtió en uno de esos problemas: una plataforma de vecinos llamó a boicotear su instalación al considerar que aceleraría "la subida de los ya altos precios de alquiler y la espiral de transformación" de Kreuzberg, considerado un reducto de la escena más alternativa de la ciudad.

El grupo también apuntó contra la automotriz BMW, socia en el proyecto, que calificó como un "grupo particularmente conservador con un pasado horrendo (...) cuyo capital fundacional proviene en gran parte de la explotación de trabajadores forzados durante el nazismo".

El choque es un capítulo más en la resistencia de barrios como Kreuzberg, Neukölln o Friedrichshain a la veloz transformación de Berlín, que en pocos años pasó de ser una ciudad poco poblada y con alquileres irrisorios a una megaurbe europea con alquileres más caros, menor oferta de vivienda y mayor poder adquisitivo.

Los vecinos escribieron un manifiesto que se extendió rápidamente por Internet, colgaron una gran bandera en el terreno con la inscripción "Armaron sus planes urbanísticos sin contar con nosotros" y organizaron una ruidosa protesta cuando se presentó el "Guggenheim Lab" a principios de mes.

Pero el límite de la protesta se vio desbordado cuando el museo comenzó a recibir amenazas. La policía advirtió que el nuevo centro tendría que poner un guardia permanente si quería evitar ataques, daños materiales o interrupciones a los eventos organizara.

Fue el nivel de las amenazas y la seriedad con que las tomó la policía lo que llevó a cancelar el proyecto, explicó hoy un portavoz de BMW.

El alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, lamentó la decisión del Guggenheim por culpa de "críticas insustanciales e intentos de intimidación con amenazas baratas".

"Berlín es una ciudad internacional y diversa, en la que las autoridades pueden garantizar la seguridad", subrayó el alcalde, a su vez uno de los símbolos del Berlín más liberal. Para Westerwelle, un proyecto como el del "Guggenheim Lab" debía ser recibido "con la alfombra roja".

Por el contrario, la decisión fue celebrada por la plataforma bmwlabverhindern.blogsport.de: "Es una noticia maravillosa. ¡Vamos a celebrar juntos la cancelación del 'Lab'!", señala en su web.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda