1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Berlín: la ciudad rehén

El 24 de junio de 1948, la URSS cortó todos los accesos terrestres a Berlín Occidental. Su objetivo era que los Aliados occidentales abandonaran la ciudad. La respuesta fue el famoso "puente aéreo".

default

Niños berlineses miran cómo se aproxima un avión al aeropuerto de Tempelhof, en Berlín, 1948.

Después de finalizada la II Guerra Mundial, Berlín quedó como una isla en medio de la zona de ocupación soviética, pero dividida a su vez en dos sectores: el soviético (Berlín Oriental) y el de los aliados occidentales EE. UU., Gran Bretaña y Francia (Berlín Occidental).

Deutschland Luftbrücke Jahrestag Denkmal und Rosinenbomber in Berlin

El Monumento al Puente Aéreo en Berlín y un avión histórico.

Con el corte de todas las vías férreas, viales y fluviales hacia Berlín Occidental, los soviéticos quería disuadir a los Aliados occidentales de crear un Estado alemán occidental y ganarse a la población abasteciéndola sólo desde Berlín Oriental. Pero, en una operación singular, los Aliados occidentales transportaron durante nueve meses alimentos y combustible a Berlín Occidental por vía aérea durante nueve meses y se ganaron definitivamente las simpatías de los alemanes.

"Como consecuencia de un fallo técnico en las vías férreas, el departamento de transporte de la Administración Militar Soviética se ve obligado a suspender la circulación de pasajeros y carga de Berlín a Helmstedt a partir de mañana a la hora 6 en ambas direcciones": este escueto comunicado de la agencia de prensa germanoriental ADN en la noche del 23 de junio de 1948 puso en estado de alarma a Europa.

Pocas horas después eran cortadas todas las vías de acceso hacia Berlín Occidental e impedido el abastecimiento de Berlín Occidental con alimentos, electricidad y carbón desde Berlín Oriental. Había comenzado el bloqueo.

El bloqueo no vino de sorpresa

La unidad de las potencias vencedoras de la II Guerra Mundial se había transformado en 1948 ya en una profunda desconfianza mutua. El 20 de marzo, los soviéticos habían retirado sus representantes del Consejo Aliado de Control, dando fin así a la administración conjunta de Alemania por parte de las cuatro potencias. El 16 de junio suspendieron también su participación en la Comandancia Aliada de Berlín. Simultáneamente, desde marzo intentaban obstaculizar por todos los medios el transporte desde y hacia Berlín Occidental.

Jahrestag, Gedenken an legendäre Luftbrücke vor 60 Jahren

Un avión Douglas C-54 aterriza en Berlín durante el puente aéreo.

Al comienzo del bloqueo había precedido una escalada de enfrentamientos entre los hasta hace pocos aliados contra Hitler. Las relaciones habían empeorado continuamente desde 1945, sobre todo debido a la agresividad con la que Stalin ponía en el poder a funcionarios comunistas en numerosos Estados de Europa del Este, Central y del Sur.

El objetivo de Stalin era, eso le quedó claro a los políticos occidentales a más tardar en 1947, expander su poder a costa de la libertad por ejemplo en Polonia, Checoslovaquia y Hungría. Mientras que intervenir en esos países era casi imposible, los EE. UU. y Gran Bretaña apoyaron al gobierno de Atenas en sus esfuerzos por sofocar la guerra civil en Grecia apoyada por la URSS.

¿Qué quería Stalin?

Con el cerco a Berlín Occidental, Stalin quería evitar la fundación de un Estado alemán occidental y poner bajo égida soviética a todo Berlín y el Este de Alemania. Para los políticos occidentales, algo inaceptable: "Estamos en Berlín y allí nos quedamos", dijo el presidente norteamericano, Harry S. Truman el 28 de junio, sin dejar lugar a dudas acerca de la actitud de Occidente. Ya antes, el gobernador militar estadounidense de Berlín, el general Lucius D. Clay, había comenzado a organizar un puente aéreo, para asegurar el abastecimiento de los más de dos millones de berlineses occidentales. El primer vuelo tuvo lugar hoy (26.06) hace sesenta años.

Los soviéticos no se animaron a impedir el transporte por aire. Ello hubiera significado la guerra entre dos potencias con armas atómicas. Hasta tanto no iba la osadía de Stalin. Los norteamericanos llegaron a pensar en abrirse paso con tanques desde Alemania Occidental hasta Berlín, pero por la misma razón desecharon el plan.

Tres corredores aéreos, las 24 horas del día

A través de tres corredores aéreos, aviones de transporte norteamericanos y británicos comenzaron entonces a llevar lo más imprescindible desde Alemania Occidental a la ciudad bloqueada. El volumen transportado aumentó de semana a semana. Los aviones volaban las 24 horas del día. Cada noventa segundos aterrizaba y despegaba un avión en tres aeropuertos berlineses.

Luego de once meses, los soviéticos abandonaron su plan de chantaje, en vista del empeño de los Aliados occidentales por no dar el brazo a torcer, algo que con lo que evidentemente no habían contado. En total llegaron a realizarse 280.000 vuelos, transportándose más de dos millones de toneladas de carga. Fue la mayor operación de ayuda humanitaria de la historia.

Las consecuencias políticas fueron todo lo contrario de lo que esperaba la URSS: los Aliados occidentales se ganaron definitivamente a la población, no sólo de Berlín Occidental, sino de toda Alemania, se creó la República Federal de Alemania (también conocida como Alemania Occidental), se introdujo el marco alemán y pronto comenzó el "milagro económico alemán". Los soviéticos a su vez fundaron en el Este la República Democrática Alemana (Alemania Oriental) y trece años más tarde construyeron el Muro en medio de la Guerra Fría. Cómo terminó toda la historia es conocido.

DW recomienda