1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Berlín desconectado

Estudiantes del Art Center College of Design de Pasadena, California, se desconectaron del mundo digital para lograr procesos creativos análogos en Berlín. Descubrieron la ciudad y un lado creativo diferente.

Vivimos en un mundo donde internet es parte de nuestras vidas diarias, estar desconectado u “offline” resulta casi desconocido para las nuevas generaciones. La tecnología acompaña la mayor parte de nuestras actividades y vivir sin ella podría resultar inimaginable.

Un grupo de 12 estudiantes del Art Center College of Design, en California, Estados Unidos, realizaron un experimento en otoño de 2014. Los estudiantes llegaron como huéspedes al reconocido BIKINI Berlín. El proyecto se llama Berlin Unplugged y tuvo por objetivo enfocarse en el proceso creativo sin usar internet, trabajar con métodos analógicos y herramientas de uso inmediato.

Berlin Unplugged

El proyecto constó de dos partes, las primeras seis semanas fueron un “ramadan digital” en el cual los estudiantes no usaron internet, smartphones ni tecnología digital. Después vino la fase “OK computer” en la cual fue permitido utilizar herramientas digitales para complementar la presentación de algunos proyectos analógicos. “Cuando usaron de nuevo internet, lo hiceron con una perspectiva diferente, como diseñadores ellos encontraron que hay diferentes caminos y técnicas inmediatas que les permiten realizar diversas creaciones”, dice Nik Hafermaas, profesor y creador de Berlin Unplugged.

Los estudiantes no solo estuvieron en el estudio, también salieron a las calles y vivieron Berlín de forma desconectada. Para muchos fue complicado descubrir una ciudad cosmopolita sin el uso de su smartphone ni internet. Los estudiantes documentaron la ciudad de Berlín de forma análoga, reflejaron y grabaron sus experiencias.

“Yo creo que lo más vibrante de Berlin Unplugged fue conocer las voces contemporáneas y saber que no están limitadas por el mundo digital”, dice Hafermaas. Los estudiantes trabajaron con herramientas sencillas como plantillas, máquina de escribir, hilo de pescar, tejido de malla industrial, entre otros.

Desconectarse para crear

La idea de Berlin Unplugged consitió en dar un paso atrás en el uso de cualquier tipo de tecnología digital, crear arte y diseño a través de técnicas analógicas. “Las generaciones contemporáneas están acostumbradas a hacer casi todo en la computadora, y esto es particularmente cierto para los diseñadores. Una de las ideas era tratar de disminuir la necesidad de ser totalmente dependientes de la tecnología y ver lo creativo que se puede llegar a ser con materiales humildes y sencillos que están a nuestro alrededor”, dice Simon Johnston, profesor y Director de Imprenta de Diseño Gráfico en Art Center.

Fue una pregunta que nos hicimos a nosotros mismos, dice Nik Hafermaas, cómo es que la primera generación de nativos digitales actúan ante la ausencia de redes sociales y tecnología digital, porque estamos olvidando la experiencia de no usar tecnología. Para el profesor Hafermaas, ser un diseñador significa dejar tu zona de confort constantemente para conocer y sorprenderse.

En el proceso creativo, el azar y la casualidad juegan un papel muy importante, Berlin Unplugged trató de encontrar ese lado sorpresivo y de incertidumbre que a veces se llega a olvidar en el mundo digital. El proyecto buscaba saber si las habilidades y sensibilidades al momento de crear (de forma desconectada) podrían ampliarse, para después aplicar esa experiencia a la vida cotidiana, “un ayuno digital para mejorar nuestra curiosidad, nuestra salud y el ser, para reiniciar nuestros sentidos”, se lee en el Manifiesto del proyecto.

Online/ Offline

Simon Johnston explica que el proyecto no fue un ejercicio sobre la nostalgia del mundo desconectado, ni tampoco de estar en contra de la tecnología. “Lo que buscábamos era encontrar una pausa de la tecnología, tranquilizarnos y utilizar humildes herramientas tecnológicas, métodos y materiales para crear comunicación gráfica”, dice Simon Johnston.

“Hacer el trabajo de diseño sin una computadora cambia todo, se trabaja más lento y se tiene que dejar de lado el tipo de perfección que se obtiene con la tecnología. Fue muy bueno aplicar métodos que nunca había probado, amplié mis posibilidades creativas”, dice Caitlin Conlen, estudiante y participante del proyecto.

Estrés tecnológico

De acuerdo con Osvaldo Saldías, Project Manager en el Instituto para Internet y Sociedad (Institut für Internet und Gesellshaft), recientemente se ha diagnosticado el “estrés tecnológico”, el cual es el sentimiento de ansiedad debido a la sobreestimulación tecnológica. Para el especialista, esto está relacionado con Berlin Unplugged, “cuando se está bajo estrés, las aptitudes sensoriales disminuyen y no se aprecia lo que pasa a tu alrededor”.

¿Será a caso que la reducción del estrés tecnológico aumenta la capacidad cognitiva y analítica? Para Saldías es un tema que está en constante investigación, sin embargo “apagar el estrés tecnológico puede ser valioso para ver como reaccionamos, este proyecto puede extrapolarse a otros procesos sociales, porque estamos perdiendo destrezas y capacidades”.

Para Salim Chujfi, experto en telecomunicaciones, muchas organizaciones siguen creyendo que el mundo online es el mayor fenómeno de la evolución digital, sin embargo es necesario hacer un alto y considerar qué elementos se necesitan integrar del mundo offline, de manera que, conocimiento, creatividad y productividad se combinen de manera efectiva y ofrezcan un progreso real digital.

Resultados Unplugged

Al final y durante el proyecto los estudiantes se sientieron muy orgullosos por el hecho de que estaban desenchufados y crearon el Unplugged Manifiesto, “es una provocación que muestra la relación entre la realidad y la realidad sintética”, dice Hafermaas.

Para Simon Johnston la lección más importante fue que “tal vez tenemos que racionar nuestra dependencia de la tecnología digital”.

Los estudiantes llegaron a la conclusión de que si están constantemente en sus teléfonos digitales, se podrían perder de lo que pasa en el mundo offline. “Trabajar de forma análoga me llevó a tomar las cosas con más tranquilidad, pude sentarme y dejar que mi proyecto me llevara a donde quisiera ir, sin esperar un resultado específico. La paciencia es realmente una virtud, el arte no puede apresurarse”, afirma Angela Chu.

Para los participantes, Berlin Unplugged significó desconectarse para conectarse, abrir sus sentidos y ser creativo.


DW recomienda