1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Berlín 2024: un proyecto modesto

Berlín aspira a organizar los JJ.OO. de 2024. Abaratar los costos y acercar el deporte a los ciudadanos, las claves de un proyecto que, aunque no resulte atractivo para el COI, sí contaría con el apoyo de la población.

Los funcionarios del Comité Olímpico Internacional pasan la noche en los sofás de los habitantes de Berlín, las competiciones no se llevan a cabo en los estadios, sino en las calles, y las personas sin hogar disfrutan de entradas gratuitas. Es lo que algunos llaman “unos Juegos Olímpicos diferentes”.

Los representantes del arte y la cultura berlinesa asisten a una reunión en la que el anfitrión es el secretario de Cultura de la ciudad, Tim Renner. A pesar de que algunas de las propuestas realizadas distan mucho de las acostumbradas, Renner sale satisfecho. Junto a algunas absurdas, sus invitados le han ofrecido ideas interesantes para que los Juegos Olímpicos que aspira a organizar Berlín en 2024 resulten atractivos para la población. Es posible que aquellos que han demostrado escaso interés por la candidatura durante los últimos nueve años, se alegren de poder escuchar propuestas serias realizadas por personas creativas.

2.000 millones en instalaciones deportivas

Durante la reunión celebrada en un centro cultural del distrito berlinés de Kreuzberg tampoco faltaron las preguntas que preocupan a los ciudadanos: ¿qué costes tendrá que afrontar la ciudad? ¿Qué instalaciones se utilizarían durante los Juegos?

Actualmente, en Berlín, nadie puede responder a la pregunta de los costes. Y es que a pesar de que aún no se han hecho cálculos exactos sobre los costes que tendría que afrontar la ciudad para organizar los Juegos Olímpicos de 2024, lo que sí ha dejado claro el Senado es la intención de que sean modestos. El deseo es dejar a un lado el derroche habitual, puesto que la ya de por sí endeudada capital alemana no quiere depender económicamente de la cita de 2024. La única cifra de la que se habla es la relativa a la inversión en instalaciones deportivas: 2.000 millones de euros. Eso sí, basada en los precios de hoy. Y es que las obras empezarían, como pronto, en 2018.

Entre lo nuevo y lo existente

Lo bueno es que la ciudad cuenta ya con la mitad de las instalaciones necesarias. En primer lugar, por supuesto, el Estadio Olímpico, además de las piscinas del Europapark, el velódromo y el pabellón Max Schmeling, construidos todos para el fallido intento de albergar los Juegos Olímpicos del año 2000.

Aunque está prevista la construcción de 15 nuevas instalaciones deportivas, la discusión ahora se centra en cómo reutilizar las sedes una vez acaben los Juegos. La Villa Olímpica, por ejemplo, se construiría en los terrenos del aeropuerto de Tegel para más tarde convertirse en viviendas a precios asequibles.

Olympia anders denken

"Unos Juegos Olímpicos diferentes". El secretario de Cultura de Berlín, reunido con creativos de la ciudad.

Mejor invertir en educación

“Tirar el dinero”. Para una coalición de opositores de los Juegos eso es lo que supondría organizar la cita de 2024. La izquierda berlinesa (Die Linke), la Juventud Verde y la Unión para la Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad (Naturschutzbund), entre otros, abogan por invertir ese dinero en la renovación de centros de enseñanza y otras instituciones públicas. El símbolo de su lucha: un oso (representativo de la ciudad de Berlín) con los pies encadenados por los anillos olímpicos, aún desconocido para los habitantes de la capital alemana. Y es que aunque hace días que se ven carteles con el logo “Queremos los Juegos” por toda la ciudad, la fiebre olímpica aún no ha llegado a Berlín.

Sombras del pasado

A pesar de los movimientos críticos, la organización de los JJ.OO. serviría a la ciudad para despojarse de las sombras del pasado. En 1936, los nazis abusaron de los juegos de Berlín como instrumento de propaganda. Inventaron el relevo de la antorcha, construyeron centros deportivos mastodónticos y organizaron competiciones ostentosas. Los de 2024 deberían ser lo contrario: modestos, baratos y simpáticos. El 15 de septiembre de 2015, el Comité Olímpico Alemán presentará su ciudad candidata. La alternativa es Hamburgo.