1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Benazir Bhutto murió por golpe en la cabeza, afirma Scotland Yard

La líder opositora y ex primera ministra de Pakistán Benazir Bhutto no murió el pasado 27 de diciembre por disparos, sino que falleció a causa de la grave herida en la cabeza que sufrió al golpear el techo de su automóvil, según un informe preliminar de Scotland Yard dado a conocer hoy en Islamabad.

La cabeza de Bhutto golpeó el techo el automóvil a causa de la fuerte explosión de una bomba que un suicida hizo estallar junto al vehículo de la ex primera ministra al término de una manifestación de la oposición en la ciudad de Rawalpindi, dijo el jefe del equipo de investigación de la policía paquistaní, Abdul Majeed, al leer durante una conferencia de prensa televisada las conclusiones del informe elaborado por un equipo de expertos de la policía londinense.

Majeed indicó que el equipo de Scotland Yard había llegado a la conclusión de que el suicida, antes de detonar la bomba, había efectuado desde una distancia de menos de dos metros tres disparos contra Bhutto que no alcanzaron a la líder política. La posterior explosión de la bomba causó también la muerte de otras 22 personas.

Las conclusiones preliminares de Scotland Yard, que intervino en la investigación de la muerte de Bhutto a petición del presidente Pervez Musharraf, coinciden con lo que había sostenido a raíz del incidente el Ministerio del Interior paquistaní.

Sin embargo, la familia de Bhutto y colaboradores suyos que se encontraban en el vehículo de la líder opositora aseguran que ésta murió a causa de disparos recibidos en la cabeza y el pecho. Bhutto fue enterrada al día siguiente, conforme a la tradición musulmana, sin que se practicara una autopsia al cadáver.

Según el informe de Scotland Yard, Bhutto sólo sufrió un herida en la parte derecha de la cabeza que no fue causada por disparos.

El esposo de Bhutto, Asif Ali Zardari, ha acusado a elementos criminales del gobierno de Musharraf de estar detrás del asesinato de la dos veces primera ministra, en vez de extremistas islámicos como ha insistido en repetir el gobierno paquistaní. Concretamente, el gobierno ha responsabilizado de la muerte de Bhutto al comandante talibán Baitullah Mehsud, supuestamente vinculado a la red terrorista Al Qaida, en la región tribal del noroeste de Pakistán.