1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

BCE actuará firmemente para contrarrestar alta inflación en eurozona

El Banco Central Europeo (BCE) está muy preocupado por la fuerte inflación en los países del euro, por lo que en el informe mensual de octubre difundido hoy en Fráncfort aseguró que hará lo necesario para que los riesgos inflacionistas a medio plazo no lleguen a materializarse.

La fuerte subida de la tasa de inflación en octubre, hasta el 2,6 por ciento, es 'especialmente preocupante', subrayó el BCE. El motivo para ello es el gran incremento en los precios del petróleo, las materias primas y los alimentos.

Además de la subida de precios, el BCE teme que el fuerte crecimiento económico y la buena situación en el mercado laboral europeo puedan llevar a una espiral sin salida de aumentos de precios y aumentos salariales. 'Es de necesidad máxima que todos los involucrados asuman su responsabilidad', recalcó el BCE en su informe de octubre.

La autoridad monetaria prevé que hasta finales de año la inflación se mantendrá claramente por encima del dos por ciento, para registrar un descenso en 2008. Su misión es garantizar la estabilidad de los precios, objetivo para el que considera necesario que la tasa de inflación no supere el dos por ciento.

'La información disponible desde la penúltima reunión del Consejo de gobierno el 4 de octubre ha confirmado plenamente que las perspectivas para la estabilidad de precios a medio plazo están sujetas a riesgos al alza', continuó la entidad de Fráncfort en su informe mensual.

'Considerando el vigor del crecimiento monetario y crediticio en la zona del euro, la política monetaria del BCE está preparada para contrarrestar los riesgos al alza para la estabilidad de los precios', continuó.

Los fundamentos económicos de la zona euro siguen siendo 'sólidos' y respaldan unas 'perspectivas favorables a medio plazo para la actividad económica'', argumentó la autoridad monetaria europea.

Pese a ello, reconoció que la la situación de los mercados financieros internacionales ha creado una gran incertidumbre, situación que requiere 'un examen exhaustivo de información adicional antes de extraer conclusiones más precisas para la política monetaria'.

El BCE realizará 'un seguimiento muy atento de todos los factores', insistió la institución económica europea. Así, actuará 'con firmeza' y 'de forma oportuna', aseguró.

Ese mismo argumento fue el que presentó el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, tras la sesión ordinaria del consejo de gobierno, el 8 de noviembre en Fráncfort, en la que se decidió mantener otra vez la tasa principal de interés en el 4,0 por ciento. (dpa)