Bayern, Leverkusen y Schalke quieren corregir el rumbo | Deportes | DW | 11.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Bayern, Leverkusen y Schalke quieren corregir el rumbo

Tres grandes clubes de la Bundesliga iniciaron la nueva temporada del fútbol alemán con muchas esperanzas y un partido bastó para darse cuenta que no están tan cerca del título como desean: Bayern, Leverkusen y Schalke.

Un error del arquero Manuel Neuer le costó la derrota al Bayern.

Un error del arquero Manuel Neuer le costó la derrota al Bayern.

Las derrotas encajadas por los tres equipos, ante rivales que “supuestamente” no están a su altura –Mönchengladbach, Maguncia y Stuttgart, respectivamente-, fueros las noticias principales de la jornada inaugural; en la siguiente fecha, a jugarse este fin de semana, los ojos de la afición estarán muy atentos a ver cómo se solucionan los problemas y se corrige el rumbo pues al fin y al cabo todos ellos son candidatos al título de la Bundesliga.

Pausa absoluta en el Bayern

En Múnich el equipo pierde y en la sede del club no se trabaja. Suena paradójico pero así es. El Bayern, luego de caer (0-1) en su estadio, el Allianz Arena, ante el Mönchengladbach, por culpa de un error cometido por el arquero Manuel Neuer, no tuvo tiempo para preparar su siguiente partido ante el Wolfsburgo de Felix Magath, que lidera la tabla de posiciones del actual campeonato.

Quince de sus jugadores apenas regresaron a los entrenamientos el jueves de esta semana luego de haber pasado cuatro días con las selecciones nacionales de sus países. Del once titular el entrenador Jupp Heynckes contó sólo con dos estrellas: Frank Ribéry (quien se recupera de una lesión) y Arjen Robben (el partido de Holanda contra Inglaterra fue cancelado).

Es comprensible que el director deportivo del club, Christian Nerlinger, arremeta contra el calendario internacional de selecciones calificando de “absurda” la convocatoria de sus jugadores a un partido amistoso cuando apenas empieza el torneo local. Ello, de todas formas, no ayuda en nada, el Bayern no pudo entrenar como lo hubiera deseado y para el enfrentamiento contra el Wolfsburgo se dependerá de lo hecho en la pretemporada. Tiempo para correctivos no hubo.

De derrota en derrota

Sami Allagui, del Maguncia, celebra su gol contra el Leverkusen en la primera jornada de la Bundesliga esta temporada.

Sami Allagui, del Maguncia, celebra su gol contra el Leverkusen en la primera jornada de la Bundesliga esta temporada.

El Leverkusen enfrenta un inminente derrumbe moral. A la eliminación en la Copa Alemana, ante el Dinamo Dresden, contra el que perdió 3-4 luego de ir ganando 3-0, se le sumó la derrota 0-2 ante el Maguncia. El golpe anímico ha sido aún más doloroso que el deportivo, y el grupo aún no encuentra soluciones a su principal problema: cómo defender.

Esta semana, Leverkusen cerró el préstamo del juvenil arquero Bernd Leno (del Stuttgart) con la esperanza de solucionar sus problemas en el arco, donde Fabian Giefer no ha rendido lo que se esperaba y –para completar- sufrió en el partido contra Maguncia una conmoción cerebral. El titular en esa posición, René Adler, no regresará al equipo hasta mediados de octubre.

Para Robin Dutt, nuevo entrenador en Leverkusen, la derrota hace parte del proceso de adaptación del grupo a su trabajo, pero no por ello perder se puede convertir en algo usual o en excusa para evadir sus responsabilidades: “lo que haga o deje de hacer el equipo es el fruto de mi trabajo”. Cómo luce éste se verá el domingo ante el Bremen.

Un concepto que no se afianza

El 0-3 en Stuttgart develó el principal problema del Schalke en el arranque de la temporada: el entrenador Ralf Ragnick tiene un concepto pero sus jugadores aún no lo asimilan. El equipo trabajó durante la pretemporada en la mecanización de un sistema de juego veloz en el que se busca que -una vez se entre en posesión del balón- el desdoblamiento ofensivo sea rápido y los atacantes estén, en cuestión de segundos, en posición de disparar a puerta.

“La presión ahora es enorme y este fin de semana contra Colonia estamos obligados a ganar” reconoce Ragnick, quien aún no puede contar con dos de sus más importantes figuras, el español José Jurado y el peruano Jeffersón Farfán, ambos lesionados. De otro lado, tampoco le ayuda al Schalke la inestabilidad de su relación con la superestrella Raúl, la temporada pasada uno de los más importantes jugadores del equipo y ahora, victima de las modificaciones tácticas, un futbolista lejos de su mejor nivel.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda