1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Baviera sigue a la deriva sin conocer quién asumirá gobierno

La Unión Socialcristiana (CSU), el brazo político de la canciller alemana Angela Merkel en Baviera, sigue inmersa en la crisis de conducción que se desencadenó a raíz de la debacle electoral sufrida el domingo pasado, y tampoco hoy pudo designar al próximo jefe de gobierno del sureño estado.

Un día después de la renuncia de Günther Beckstein al cargo de primer ministro, el partido conservador deliberó hoy a puertas cerradas sobre los cuatro candidatos que se autpostularon para el cargo.

Uno de los cuatro precandidatos a la jefatura de gobierno, Horst Seehofer, barajado como el hombre que asumirá la conducción del partido, llamó hoy a calmar la lucha interna entre las facciones enfrentadas y sugirió a sus rivales no enrarecer más el clima político, llamando a silencio hasta el próximo miércoles cuando a más tardar se deberá hallar una solución al conflicto.

"Los mejores mecanismos de elección son aquellos que no se debaten en público", dijo Seehofer, actual ministro de Agricultura de Merkel.

Los otros tres postulados para la jefatura de gobierno son el ministro del Interior Joachim Herrmann, el jefe del grupo parlamentario Georg Schmid y el ministro de Cultura y Ciencia, Thomas Goppel.

El duro golpe recibido por la CSU en los comicios regionales del domingo pasado, cuando perdió la mayoría absoluta de los votos por primera vez en medio siglo, tuvo como consecuencia la renuncia de la cúpula directiva socialcristiana, perdiendo sus puestos el primer ministro Beckstein, el líder partidario Erwin Huber, y la secretaria general, Christine Haderthauer, la primera mujer que ocupaba ese cargo.

Las nuevas autoridades del partido se elegirán en un congreso especial el 25 de octubre, y el nuevo primer ministro deberá ser elegido a más tardar, según establece la constitución bávara, dos días después, el 27 de octubre.

Dirigentes de la CSU establecieron los primeros contactos para sondear la posibilidad de tejer una alianza de gobierno con el Partido Liberal.