Baviera amenaza con reestablecer controles en frontera con Austria | Política | DW | 10.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Baviera amenaza con reestablecer controles en frontera con Austria

El ministro de Interiores del Estado federado de Baviera amenazó con reactivar los controles fronterizos entre Alemania y Austria para frenar la inmigración descontrolada de refugiados magrebíes provenientes de Italia.

default

Son cada vez más las barcazas llenas de refugiados que llegan a Italia desde el Magreb.

En una entrevista concedida al diario dominical alemán Welt am Sonntag, el ministro de Interiores del Estado federado de Baviera, Joachim Herrmann, amenazó con reactivar los controles fronterizos entre Alemania y Austria para dificultar la inmigración descontrolada de refugiados tunecinos provenientes de Italia, si el Gobierno de Roma consuma su plan de concederles visas de tránsito para los países comunitarios del espacio Schengen. Los de Alemania y Francia son los Gobiernos que con mayor contundencia han condenado los anuncios hechos recientemente por el presidente italiano, Silvio Berlusconi, en materia migratoria.

“O Europa es algo real y concreto, o no existe. Y si no existe, es mejor que nos separemos y que cada uno siga el camino trazado por sus miedos y sus egoísmos”, dijo Berlusconi durante una visita a la isla mediterránea de Lampedusa, exigiendo a los otros Estados de la Unión Europea que demuestren mayor solidaridad y acojan a parte de los por lo menos 22.000 refugiados que han arribado a sus playas desde enero, cuando empezaron las revueltas populares en el Magreb y el Cercano Oriente. Un “tsunami humano”, en palabras del presidente italiano.

Derecho a permanencia temporal para los refugiados

Joachim Herrmann Innenminister Bayern

Herrmann (derecha): “Nosotros no aceptaremos que el Gobierno italiano convierta a estos tunecinos en turistas”.

El pasado 7 de abril, voceros del Gobierno de Roma anunciaron que concederían un permiso de residencia temporal a los inmigrantes que hubieran llegado a Italia durante un período determinado. La medida ayudaría a descongestionar los saturados campos de refugiados de Lampedusa, pero también le permitiría a los llamados “inmigrantes ilegales” desplazarse hacia otros países de la Unión Europea. Aquellos que hayan llegado después de un lapso establecido serán transportados nuevamente hacia Túnez a partir de este lunes 11 de abril.

Ese mismo día se reunirán en Luxemburgo los ministros de Interiores de la Unión Europea para intentar asumir una posición común de cara al problema de la inmigración descontrolada. A más tardar entonces, el ministro de Interiores de Alemania, Hans-Peter Friedrich, encarará a su homólogo italiano para dejarle saber que la solución de Berlusconi a la crisis en cuestión contradice el espíritu del Acuerdo de Schengen. Y es que, según las leyes comunitarias, ratificadas por la Comisión Europea, el país que sirva como puerta de entrada a un refugiado es responsable de normalizar su estatus migratorio o de asilo.

Miedo a una ola migratoria

Deutschland Bundestag Hans-Peter Uhl

Uhl: “Aquí se está legalizando a inmigrantes ilegales para que puedan seguir su camino hacia Alemania y Francia”.

“Nosotros no vamos a aceptar que el Gobierno italiano convierta a estos tunecinos en turistas, así como así, para luego arrimarlos hacia otros países”, señaló Herrmann, miembro de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU). Hans-Peter Uhl, vocero de la fracción parlamentaria del CSU y el Partido Demócrata Cristiano (CDU) en materia de Interiores, lo secundó: “Aquí se está legalizando a inmigrantes ilegales para que puedan seguir su camino hacia Alemania y Francia”, comentó Uhl en una entrevista publicada por el diario Mitteldeutsche Zeitung.

Uhl añadió que esta moción viola abiertamente el derecho europeo y que, si Berlusconi se muestra intransigente, el Gobierno de Berlín deberá sopesar la posibilidad de controlar el tráfico aéreo entre Alemania e Italia. “Nosotros esperamos que su país resuelva el problema de los inmigrantes por sí mismo en lugar de dejárselo a otros países de la Unión Europea”, afirmó por su parte Herrmann, admitiendo que la reinstalación de los controles fronterizos entre ambos países tensaría sus relaciones diplomáticas.

Tensiones entre Alemania e Italia

EU Gipfel in Brüssel Silvio Berlusconi Italien

Berlusconi exigió a los Estados de la Unión Europea que demuestren mayor solidaridad con Italia.

A juicio de Herrmann, Berlusconi se haría un gran favor a sí mismo si repatriara a los refugiados.“La Marina italiana debe estar en capacidad de hacer eso”, comentó Herrmann con un dejo irónico, agregando que, por otro lado, Italia es un país lo suficientemente grande como para acoger a 23.000 inmigrantes. Según el ministro de Interiores del Estado federado de Baviera, sólo el 10 por ciento de ellos ha introducido una solicitud de asilo. “En la mayoría de los casos se trata de personas que dejan su país por motivos económicos”, dijo Herrmann.

“Su situación es completamente diferente de la de los libios, gente que está huyendo de una guerra civil”, añadió el político bávaro. El hecho de que buena parte de los refugiados que han llegado a Italia provenga de Túnez llevó a Berlusconi a acordar con Fouad Mebazza, su homólogo provisional en el país magrebí, la intensificación de los controles fronterizos italianos en las costas de la nación africana. Sin embargo, son cada vez más las barcazas llenas de refugiados que llegan desde Libia.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa / Reuters
Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda