1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Basta una falda

Un nuevo estudio científico demuestra que la sola presencia de una mujer, independientemente de su belleza, es suficiente para que el deseo sexual de los hombres se dispare.

default

Una falda produce milagros.

De acuerdo con los científicos holandeses de la Universidad de Groningen, tras apenas 300 segundos en compañía de una mujer en un recinto cerrado, los hombres que allí se encuentran experimentan un incremento en su producción de testosterona de hasta un 8 por ciento, incluso aún cuando no la encuentren atractiva.

Los resultados

El estudio, que fue publicado en la revista Hormonas y Conductas y presentado en el diario inglés The Telegraph, analiza la creencia de que el deseo sexual masculino es directamente proporcional a la gracia del objeto femenino que cortejan. Muy por el contrario, el apareamiento en los seres humanos parecer responder a un automatismo.

Así por lo menos se lo explican los autores del experimento, quienes consideran que sin obedecer a ningún tipo de capricho los hombres reaccionan ante la presencia de una mujer bajo la consigna de hacer uso de cualquier oportunidad de apareamiento a su alcance.

El experimento

63 estudiantes jóvenes entre los 21 y los 25 años fueron invitados a participar en el estudio sin saber previamente de qué se trataba. Tras tomar muestras de su nivel de testosterona mediante una prueba de saliva, los hombres fueron enviados a un cuarto a resolver un crucigrama.

Allí los esperaba una mujer tipo promedio, para nada especialmente atractiva, que supuestamente también tomaba parte en el experimento. Los investigadores abandonaron el cuarto con la excusa de ir a recoger el crucigrama correcto, dejando a la pareja sola por un lapso de 5 minutos, tras los cuales regresaron para salir una vez más del recinto, esta vez acompañados de la mujer.

15 minutos después se le tomó a los hombres otra prueba de saliva que arrojó como resultado un incremento en el nivel de testosterona de hasta un 8 por ciento -en el caso de individuos considerados dominantes o agresivos el aumento fue todavía mayor- todo ello producto del breve encuentro con la mujer, pues en los casos en los que en el cuarto esperaba otro hombre no se presentó ningún cambio frente a la prueba inicial.

La importancia de la testosterona

El líder del equipo investigador, Leander van der Meij, sostiene que el aumento del nivel de testosterona es quizás uno de los mecanismos más importantes a través del cual el hombre consigue una pareja.

"Una vez el nivel de testosterona crece, el hombre cambia inconcientemente su conducta para lucir más atractivo ante la mujer, empieza a mover mucho más las manos, a buscar el contacto visual e incluso está más dispuesto a contar historias interesantes para impresionar al sexo opuesto", explica van der Meij.

DW recomienda