1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Bachelet hace autocrítica

La presidenta chilena hizo un mea culpa a raíz de los masivos casos de fraude fiscal y tráfico de influencias en los que se han visto involucrados dirigentes políticos de todas las tendencias, incluido su hijo.

Michelle Bachelet (archivo).

Michelle Bachelet (archivo).

"Los que estamos en la política, en los negocios, en el gobierno, estamos en deuda con Chile", admitió Michelle Bachelet al recibir un informe con propuestas de un Consejo Asesor Anticorrupción, encargado por ella hace un mes medio, para hacer frente a los graves casos que sacuden el escenario político chileno. "Pensamos erradamente, lo vemos hoy, que las leyes que teníamos podían limitar las prácticas que hoy erosionan la legitimidad de la democracia y no siempre supimos condenar con fuerza y a tiempo los modos éticamente imprudentes de hacer negocios que hemos conocido", reconoció la mandataria.

DW recomienda

Propuestas "rigurosas"

El informe anticorrupción fue elaborado por un grupo de 16 expertos liderados por el economista Eduardo Engel. Sus propuestas apuntan a mejorar la regulación de la financiación de la política, evitar el tráfico de influencias y los conflictos de intereses, entre otros asuntos. Aunque no se proporcionaron detalles del documento, la presidenta, cuya popularidad ha caído a mínimos históricos cercanos al 30 por ciento, dijo que las propuestas del Consejo son "rigurosas, integrales y no limitadas por intereses y temores".

Bachelet aseguró que estudiará detenidamente las propuestas y definirá las acciones y medidas concretas que emprenderá su gobierno. "Debemos actuar ahora y en serio porque está en juego ni más ni menos el tipo de sociedad en que queremos vivir", advirtió la mandataria socialista. Y lo hizo, en el discurso más autocrítico que ha pronunciado desde que a comienzos de este año empezaron a revelarse los escándalos de corrupción que han provocado la crisis política y el descrédito de las autoridades.

A diestra y siniestra

Desde fines del año pasado la Fiscalía Nacional investiga traspasos irregulares por millones de dólares desde diversas empresas a políticos de distintos partidos, incluidos excandidatos presidenciales, senadores y diputados, para financiar sus campañas electorales. "Hemos carecido de firmeza y rapidez para evitar que las malas prácticas corrompan nuestras relaciones políticas y económicas", señaló Bachelet en una ceremonia a la que asistieron los ministros de su gabinete, los jefes de partidos, autoridades judiciales y los expresidentes Eduardo Frei y Sebastián Piñera, entre otros.

Los propietarios del holding Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Lavín, se encuentran bajo arresto domiciliario total a la espera de un juicio luego de acusaciones que vinculan a su empresa con el financiamiento irregular de partidos políticos, principalmente a la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), la colectividad con mayor representación en el parlamento. Pero los casos de corrupción golpean también a la mandataria, después de que se revelara que su hijo, Sebastián Dávalos, y la esposa de éste, Natalia Compagnon, consiguieran un polémico y millonario crédito inmobiliario un día después de que Bachelet fuera elegida en las urnas en 2013.

Bachelet reconoció que la situación ha sido "dolorosa" a nivel personal por la implicación directa de sus familiares en uno de los casos, y reiteró que Chile no es un país corrupto. "La mayor parte de nuestras instituciones, organizaciones y dirigentes trabajan transparentemente y apegadas a la ley", subrayó la presidenta, quien recordó que Chile "está mejor que muchos otros" países, aunque tiene pendientes muchas tareas.

RML (efe, dpa)