1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Bélgica: víctimas de 11 países han sido identificadas

Entre las vidas truncadas por el doble atentado de Bruselas el pasado martes se encuentran víctimas de Bélgica, España, Estados Unidos, Holanda, Perú, Marruecos, China, Italia, Alemania, el Reino Unido, Francia, entre otras, de las que poco a poco se van conociendo sus rostros. En los atentados en el aeropuerto de Zaventem y del metro de Maelbeek murieron al menos 31 personas y otras 300 resultaron heridas, según datos todavía provisionales.

Aunque de momento Bélgica no ha publicado ninguna identificación oficial ni lista de fallecidos, los familiares que han sido informados previamente ponen nombre a sus seres queridos cuyas vidas se han visto truncadas en la mañana del 22 de marzo (22-M). Las víctimas y heridos son de más de 40 nacionalidades, según las autoridades belgas.

Entre los fallecidos que se conocen, de 11 nacionalidades, figura una mujer española, que además tenía las nacionalidades italiana y alemana: Jennifer Scintu Waetzmann, de 29 años, que se disponía a viajar a EE. UU. con su esposo, el alemán Lars, quien se encuentra herido y sigue ingresado. La italiana Patricia Rizzo, de 48 años, ha sido identificada como una de las víctimas mortales del atentado en la estación del metro. Trabajaba en la Agencia Ejecutiva del Consejo Europeo de Investigación más conocido por ERC, añadió la cadena RTL.

Una de las primeras víctimas en conocerse fue la peruana Adelma Marina Tapia Ruiz, de 36 años y casada con un belga, Christopher Delcambe, que estaba en el aeropuerto para viajar a Nueva York junto a sus dos hijas para reencontrarse con su madre. Era cocinera de profesión y planeaba abrir un restaurante peruano en Bruselas.

El trabajo de la identificación de las víctimas mortales todavía durará tiempo, según el portavoz de la Policía federal, Michaël Jonniaux, quien explicó que se trata de una “catástrofe abierta”, porque no hay listas de las personas que estaban en el metro o en el aeropuerto como puede ocurrir en un accidente aéreo, por ejemplo.

Otro elemento que dificulta a la treintena de especialistas su trabajo es el hecho de que las explosiones fueron particularmente violentas, por lo que hay restos humanos esparcidos, y además el gran número de nacionalidades complica también la identificación. (EFE)