1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Bélgica tendría Gobierno provisional bajo Verhofstadt este fin de semana

Un partido francófono aceptó unirse a una coalición que el primer ministro interino de Bélgica, Guy Verhofstadt, está intentando formar, tras lo que varios medios dijeron que el país podría tener un Gobierno provisional a finales de esta semana.

"El primer ministro ha desbloqueado la situación", dijo un portavoz de Verhofstadt sobre la decisión del partido Demócrata Cristiano. El Gobierno podría asumir el viernes después de que el Partido Demócrata Cristiano, francófono, aceptara unirse a la coalición, añadió.

El país, lingüísticamente dividido, sede de la Unión Europea y de la OTAN, lleva sin ejecutivo durante un período récord, lo que ha alimentado las especulaciones sobre la posibilidad de que el estado creado hace 177 años se dividiera en dos regiones de habla neerlandesa y francesa.

"Para Europa, esto significa que la crisis se ha acabado para Bélgica", dijo el ministro de Economía, Didier Reynders, director del francófono Liberales, uno de los cinco partidos que integrarán la coalición. El rey Alberto II de Bélgica pidió a Verhofstadt que tratara de poner fin al impasse político y formara un Gobierno interino.

Miles de miembros de sindicatos belgas marcharon el sábado en protesta por el fracaso de los políticos para formar un gobierno y abordar el incremento de precios de alimentos y combustible. Suponiendo que pase el voto de confianza en el Parlamento, que está previsto para el domingo, el Gobierno interino no se extendería más allá del 23 de marzo de 2008.

Probablemente redactará el presupuesto para el año próximo y tomará ciertas decisiones sobre cuestiones judiciales y policiales. Aún así habrá que formar un gobierno duradero y las conversaciones habrían de reiniciarse pronto.

Verhofstadt ha dicho que el líder demócrata-cristiano flamenco Yves Leterme, que ha fracasado en sus dos intentos para formar gobierno pese a emerger como ganador en las elecciones de junio, debería dirigir una coalición más permanente desde marzo o antes.

Los belgas han temido que el prolongado bloqueo hubiera dañado la imagen del país y pudiera generar rechazo entre los inmigrantes extranjeros. Un sondeo de opinión publicado el lunes mostró que la gran mayoría de los belgas quería que el país permaneciera unido.

La región más separatista, la acaudalada Flandes, de lengua neerlandesa, quiere el control de la política del mercado laboral y poder modificar los impuestos, lo que actualmente es una prerrogativa del gobierno federal. La región de Valonia, de lengua francesa, donde el desempleo es del doble que el de Flandes, cree que saldrá perdiendo si su vecino del norte puede atraer a compañías con impuestos más bajos. Agencias