1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Ayotzinapa: "¿Cómo va uno a confiar si no hay respuestas?"

La búsqueda de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa ha llevado a los padres a recorrer el país. Tres caravanas convergen en DF este jueves, aniversario de la Revolución Mexicana.

Felipe de la Cruz

Felipe de la Cruz

Luciendo camisetas blancas con la imagen del hijo con la pregunta ¿dónde estás?, los padres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa iniciaron el jueves tres distintos recorridos, por el norte, centro y sur del país para contar de viva voz lo que les ha pasado. Las tres caravanas, que se reunirán el 20 de noviembre en el Distrito Federal han sido acogidas con una enorme ola de solidaridad, y reflejan el descontento y desconfianza hacia las autoridades que no han mostrado resultados contundentes. Felipe de la Cruz, vocero de los padres, se unió por solidaridad al movimiento que reclama justicia. Su hijo Ángel salió ileso aquel trágico 27 de septiembre cuando sus compañeros fueron desaparecidos de manera forzada. Ángel, de 19 años, sigue traumatizado por la violencia de la que fue testigo. Sin embargo, Felipe de la Cruz asegura en conversación con DW que la esperanza no se pierde. “Cada día que pasa se vuelve más angustiante la búsqueda, pero sabemos que los vamos a encontrar“, asegura Felipe de la Cruz, que viaja en la caravana que recorre el norte del país.

DW: Ya pasaron más de 50 días desde la desaparición de los estudiantes, y no hay pruebas contundentes de su paradero. ¿Cómo están los padres de los muchachos?

Felipe de la Cruz: Los padres se encuentran en un estado emocional al límite de la tolerancia. Lloran, se desesperan, gritan, se enojan. Su estado emocional es delicado, pero tenemos que aguantar hasta encontrarlos. Definitivamente hemos constatado la incapacidad del gobierno mexicano para resolver el problema y por eso solicitamos la participación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en las labores de búsqueda. Imagínese, son más de 50 días y no pasa nada. ¿Cómo va uno a confiar en las autoridades si no hay respuestas?

Se ha detenido al exalcalde José Luis Abarca y a su esposa. ¿Quiénes quedan todavía en libertad que tendrían que ser llevados ante la justicia?

Creemos que faltan los verdaderos ejecutores que dieron la orden. Un tal Gil y un tal Choky son supuestamente quienes se los llevaron. Han aparecido dos mantas en las que sostienen que los muchachos están vivos. Se dice en la manta que cuando detengan al 80% de los culpables ellos van a entregarse. También dicen que los muchachos están vivos.

En esas mantas también se mencionan nombres de otros alcaldes vinculados con el narcotráfico en el Estado de Guerrero. De todo esto tiene información la Procuraduría General de la República que dirige las investigaciones. ¿No ha pasado nada?

No, seguimos esperando. Para las autoridades es muy poco tiempo, pero para nosotros supone una eternidad vivir en esta situación. Dicen que están avanzando pero hasta el momento no hay ninguna respuesta concreta. Otro funcionario que se dio a la fuga es el Secretario de Seguridad Pública del Municipio de Iguala, Felipe Flores Velázquez, primo de José Luis Abarca.

Mexiko Protest vermisste Studenten 15.11.2014

Manifestantes piden justicia.

¿Fue algún político a Ayotzinapa a darles las condolencias?

Ninguno. Ni siquiera se han acercado a través de los medios, no hay nada por parte de ellos.

¿Tendría que haber ido el presidente?

Es lo que tiene que hacer un gobernante de cualquier país que es sensible al dolor de un grupo de familias, pero yo creo que a él le interesa más seguir promocionando el país en otros lados, creo que se equivocó de lugar.

Cuando el presidente se reunió con las familias, usted le dijo que no le creía, le pidió su renuncia....

Yo al presidente lo veo como a cualquier persona, todos somos iguales, si él es presidente es por el voto de los mexicanos, pero no porque tenga cualidades extraordinarias. Por eso le dije que si no era capaz de dar una respuesta que fuera pensando qué iba a hacer porque el gobernador de Guerrero hizo lo mismo y se tuvo que ir. Él me dijo de manera personal: “Felipe, tenga un poco de confianza, vamos a hacer nuestro trabajo, vamos a redoblar esfuerzos“. Pero ésas son palabras de políticos. Eso se lo dije, que a mí me habían dicho siempre que en los políticos no podía uno confiar. Al final de la reunión redactamos un documento con el que se tuvo que comprometer y firmarlo.

Se dice que hay infiltrados, que hay una campaña para desacreditarlos a ustedes en su reclamo de justicia...

Eso quedó demostrado. Fue descubierto que quien quemó la puerta del Palacio Nacional es un miembro de Seguridad Nacional, o sea, de la presidencia. Hay pruebas de ello, hay videos en donde se ve claramente a esta persona.

¿Cómo está su hijo Ángel? Él estaba con los muchachos, pero se salvó...

Gracias a Dios se salvó. Por eso yo me he sumado al movimiento. Él pudo haber sido uno de los muertos, de los heridos o de los desaparecidos y por algo no le pasó nada a él y por gratitud a Dios me sumé a esta búsqueda. Pero mi hijo Ángel está afectado psicológicamente. Dice que él también está muerto y que no dejará de luchar hasta que vuelva a ver a sus compañeros otra vez. Por eso yo estoy aquí. Yo quiero ver a mi hijo jovial y alegre como es él y que extraño.

¿Cómo ha vivido usted esta situación en lo personal, no ha sido usted víctima de amenazas?

Igual que todos los padres que viven un momento sumamente difícil, tienen la sensación de vacío, la impotencia de no poderlos encontrar. Cuando el día termina piensan en cómo estarán, en dónde los tendrán y por qué. No es fácil vivir una situación así. Hasta el momento no he recibido amenazas, pero no estoy cometiendo un delito, todo lo contrario, estoy buscando que mi hijo vuelva a vivir y que los muchachos aparezcan, tenemos que encontrar a nuestros 43 alumnos.

DW recomienda