1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Austria: Kern sube al poder con el reto de parar a los ultranacionalistas

Christian Kern asumió como líder socialdemócrata y canciller federal de Austria, elegido por su partido tras la dimisión de Werner Faymann, presionado por el auge de la ultraderecha en medio de la crisis de refugiados.

Christian Kern, nuevo canciller de Austria.

Christian Kern, nuevo canciller de Austria.

En su primera comparecencia ante la prensa tras ser nominado este 17 de mayo como nuevo presidente del gobernante Partido Socialdemócrata de Austria (SPÖ), Kern, de 50 años, se distanció de forma tajante de su antecesor y fue implacable al criticar su gestión. Prometió un cambio radical al frente del Gobierno, para poner fin a lo que denominó una política "obsesiva con el poder", "sin contenido" y "olvidada del futuro". El cambio en la cúpula del Gobierno y del SPÖ tiene lugar tras el desastroso resultado de los dos partidos en el poder, los socialdemócratas y los democristianos del Partido Popular (ÖVP), en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 24 de abril.

Los candidatos de ambas formaciones quedaron fuera de carrera y muy rezagados, con apenas el 11 % de los votos. Así las cosas, el próximo domingo, en la segunda ronda de esos comicios, será la primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial que el elegido a la jefatura del Estado no será ningún candidato de alguno de los partidos tradicionales.

¿La opción? Alexander Van der Bellen, ecologista y anti-ultranacionalista

Kern reveló que votará por el ecologista Alexander Van der Bellen, el contrincante del ultranacionalista Norbert Hofer que ganó cómodamente, con un 35 %, la primera ronda de las presidenciales y parte como favorito en la segunda. Ese resultado ha sido la gota que colmó el vaso para los socialdemócratas tras 16 elecciones regionales y municipales de sangría de votos, y con el imparable avance del ultraderechista Partido Liberal (FPÖ) del populista Heinz Christian Strache.

Faymann, que gobernó desde 2008, no pudo sobrevivir a las crecientes críticas de sus correligionarios y el pasado día 9, cuando nadie lo esperaba, tiró la toalla. Kern, cercano al SPÖ pero alejado de la política desde hace años, llega desde la gestión de grandes empresas: en los últimos años fue el responsable de los ferrocarriles estatales, una empresa que recibió deficitaria y logró sanear con éxito.

No será fácil recuperar terreno perdido en estos momentos, con una economía casi estancada, un desempleo relativamente alto y los problemas relacionados con los refugiados y el terrorismo.

Como demagogo, Strache ha sabido aprovechar las imágenes de decenas de miles de refugiados que llegaban casi a diario a Austria en la segunda parte del año pasado y atizar los miedos de buena parte de la población a una inmigración masiva.

El descontento social con la gestión de esa crisis y la política de asilo cambiante del Gobierno -de puertas abiertas primero y de un cierre casi total de las fronteras después- es la principal causa del auge del FPÖ, al que hoy todos los sondeos de opinión conceden la mayor intención de voto, con más del 30 %.

Kern no descartó hoy por completo la posibilidad de aliarse con los derechistas, aunque la supeditó a "un catálogo de principios", al abogar por la apertura del partido a todas las fuerzas políticas. Y subrayó que su objetivo es el liderazgo del Gobierno, pero no a costa de sacrificar principios esenciales de la socialdemocracia al mero mantenimiento del poder.

JOV (efe, tagesschau24)

DW recomienda