1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Australia: tambalea plan para vetar de por vida a indocumentados

El plan del Gobierno australiano de denegar de por vida toda visa a los solicitantes de asilo que intentaron entrar al país de forma ilegal se tambalea después de que la oposición anunciara su rechazo a la propuesta.

Refugiados llegando a la Isla de Navidad en octubre de 2016

Refugiados llegando a la Isla de Navidad en octubre de 2016

El Gobierno de la coalición liberal conservadora presentó este 8 de noviembre en el Parlamento este proyecto de ley que busca evitar la entrada a todos los sin papeles interceptados desde mediados de 2013 cuando intentaban entrar ilegalmente al país.

La fecha está definida por la de la aprobación por parte del anterior ejecutivo laborista de una ley que prohíbe la reubicación en territorio australiano de los inmigrantes derivados a centros en Papúa Nueva Guinea y Nauru para tramitar sus peticiones de asilo.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) alertó de que la iniciativa legal podría violar la Convención de los Refugiados, en la que los países firmantes se comprometen a no sancionar a esas personas por haber utilizado la vía ilegal si provienen de países donde sus vidas o sus libertades son amenazadas.

Los laboristas anunciaron su voto en contra de la enmienda, lo que supone la primera vez en años que los dos principales partidos del país discrepan en materia de inmigración y pone en riesgo la aprobación de la reforma. "Es una propuesta apurada y el Gobierno ha dicho que no le interesan las enmiendas, así que la rechazaremos", dijo el líder laborista, Bill Shorten.

El Partido Verde se opone a la medida

El Partido Verde también anunció que se opondrá a la medida, lo que deja su aprobación en manos de los partidos minoritarios e independientes. El ministro de Inmigración, Peter Dutton, que se mostró confiado en aprobarla en el Senado, dijo que el Gobierno está a punto de lograr un acuerdo para reubicar a los más de 2.000 solicitantes de asilo y refugiados en la isla Manus Papúa Nueva Guinea) y Nauru. "Hemos estado negociando con terceros países durante mucho tiempo y vamos a lograr un acuerdo", dijo Dutton.

Australia y Camboya firmaron en septiembre de 2014 un acuerdo por el que, a cambio de 40 millones de dólares, Phnom Penh aceptó acoger durante cuatro años a los refugiados recluidos en Nauru. A la propuesta se apuntaron cinco de los inmigrantes recluidos en esa nación del Pacífico pero cuatro de ellos regresaron a su país de origen poco después.

Australia utiliza desde 2012 los centros de la isla papú de Manus y Nauru para tramitar las solicitudes de asilo de estos inmigrantes a los que, en caso de reconocerles el estatuto de refugiado, reubica en terceros países. La ONU y grupos de defensa de los derechos humanos han criticado estos centros de detención al calificar de "inhumanas" las precarias condiciones de vida en las que viven los internos.

Muchos de estos inmigrantes han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas, como las minorías rohinyá de Birmania, o Bidún, de la región del Golfo.

JOV (efe, smh.com)

DW recomienda