1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido recuerdan a los muertos de Galípoli

Miles de australianos y neozelandeses rindieron homenaje a sus muertos en el centenario de la primera misión militar en la que participaron ambos países. La reina Isabel II de Inglaterra presidió el homenaje en Londres.

default

Las actividades, que incluyeron servicios religiosos y marchas militares, comenzaron al alba en Australia.

La batalla de Galípoli comenzó el 25 de abril de 1915 con el desembarco de las tropas aliadas en Galípoli, en el estrecho de Dardanelos. En ella, más de 250.000 soldados británicos, australianos, neozelandeses y franceses intentaron, a costa de grandes pérdidas estimadas en más de 130.000 vidas, lograr el control del Bósforo.

Miles de australianos y neozelandeses rindieron homenaje a sus muertos en el centenario de la primera misión militar en la que participaron ambos países, en combate contra el Imperio Otomano (hoy Turquía), durante la Primera Guerra Mundial. Las actividades, que incluyeron servicios religiosos y marchas militares, comenzaron al alba en las principales ciudades de los dos países que celebran como fiesta nacional el llamado Día de ANZAC, sigla del Australian and New Zealand Army Corps.

Más de 26.000 soldados del ANZAC murieron y decenas de miles fueron heridos en la batalla de las tropas aliadas, que tuvieron que retirarse a finales de ese año 1915. Aunque la campaña resultó un fracaso militar, Australia y Nueva Zelanda la consideran un momento importante en el que ambos países forjaron su verdadero espíritu nacional, al unir a toda la población en el esfuerzo de la contienda.

En Canberra, veteranos portaron una bandera australiana y una turca.

En Canberra, veteranos portaron una bandera australiana y una turca.

En Australia, pese a amenazas terroristas

Especialmente los australianos salieron este sábado (25.04.2015) a las calles desafiando amenazas islamistas, para recordar a sus muertos con marchas y manifestaciones. En Camberra 120.000 personas se congregaron en el Memorial de Guerra, 85.000 más lo hicieron en el Santuario de Recuerdo en Melbourne y 30.000 en el centro de Sídney para rendir tributo a los caídos, según la televisión ABC.

Hace algunos días habían sido detenidos en Melbourne tres hombres jóvenes que supuestamente habían planeado un atentado durante los actos conmemorativos. Además, en el Reino Unido fue arrestado un joven de 14 años que, según la policía, había instigado actos terroristas en Australia.

En Nueva Zelanda una 20.000 personas acudieron al Memorial de Guerra de Wellington y unas 35.000 participaron en un acto en el parque del Museo de Guerra en Auckland, según el canal TV3.

En Turquía, coincidente con el "genocidio" armenio

Los primeros ministros australiano y neozelandés, Tony Abbott y John Key, respectivamente, asistieron a los actos conmemorativos en Turquía, coincidentes con la celebración del centenario del genocidio armenio, que Ankara no reconoce. Abbott y Key participaron junto al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, así como al príncipe Carlos de Inglaterra, en el servicio de madrugada que se celebró en la Cala Anzac, en Galípoli, donde acudieron unas 10.000 personas, incluidos descendientes de excombatientes.

En su discurso, Abbott dijo que los soldados que lucharon en Galípoli se convirtieron en los héroes fundadores de la Australia moderna y aseguró que ANZAC representa lo mejor del país por el ejemplo que dieron con su sentido del deber, generosidad y coraje moral. Por su lado, Key dijo que de haber sido al revés los neozelandeses habrían dado su vida para defender su costa y señaló que Galípoli son los nombres e historias de los que murieron, y los familiares que los lloraron.

En Londres, pausa en la campaña electoral

En Londres, homenaje a los caídos en el desembarco de Galípoli.

En Londres, homenaje a los caídos en el desembarco de Galípoli.

Por otra parte, la reina Isabel II de Inglaterra presidió en Londres el homenaje a los caídos en el desembarco de Galípoli. Acompañada por su marido, el duque de Edimburgo, y su nieto, el príncipe Guillermo, la reina encabezó la ceremonia en el cenotafio de Londres, que recuerda a los caídos en distintos conflictos bélicos, en la zona gubernamental de la capital.

Además de Isabel II, depositaron ofrendas de amapolas el primer ministro británico, David Cameron; el viceprimer ministro, Nick Clegg, y el líder de la oposición laborista, Nick Clegg. Entre los asistentes también figuraron descendientes de los británicos que participaron en Galípoli (también conocida como la batalla de los Dardanelos) así como representantes de los países implicados en la campaña militar. Los políticos interrumpieron la campaña electoral para los comicios del 7 de mayo a fin de asistir a este homenaje.

RML (dpa, efe)