1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Auschwitz: “La crueldad aún está grabada en mi mente”

Acto por los 70 años de la liberación del campo de exterminio reunió a 300 sobrevivientes y a líderes mundiales en Polonia.

Unos 300 sobrevivientes del campo de exterminio de Auschwitz se dieron cita este martes (27.01.2015) en el infame lugar junto a una cincuentena de líderes mundiales, para conmemorar el 70 aniversario desde que las tropas soviéticas liberaron el recinto y a quienes aún seguían con vida, casi al final de los combates de la Segunda Guerra Mundial en Europa. La ONU instauró esta fecha en 2006 como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Bajo una carpa instalada en las puertas de ladrillo de Auschwitz II-Birkenau, donde las vías del tren llevaron a cientos de miles de personas a su muerte, se realizó un acto donde brilló por su ausencia el presidente ruso, Vladimir Putin, quien no recibió una invitación oficial. Esta conmemoración podría ser la última a la que acudan muchos de los sobrevivientes, ya que los más jóvenes superan los 70 años. En los actos de 2005 participaron unas 1.500 personas.

“Setenta años después, la crueldad diaria aún está grabada en mi mente”, dijo el exprisionero estadounidense Roman Kent en la ceremonia. “Recordar no es suficiente, los hechos son clave”, dijo Kent. “Es nuestra obligación mutua, de los sobrevivientes y los líderes mundiales, comprender lo que sucede cuando se da vía libre al prejuicio y al odio”, agregó. Entre los presentes estaban los jefes de Estado de Alemania, Francia y otros países, además de reconocidas figuras como el cineasta Steven Spielberg.

Infierno de odio

El presidente polaco, Bronislaw Komorowski, se refirió al campo de exterminio como un “infierno de odio y violencia” y dijo que no puede haber ambigüedad sobre los crímenes cometidos por el régimen nazi. “Los nacionalsocialistas alemanes convirtieron a mi tierra polaca en un cementerio judío eterno”, manifestó a los sobrevivientes de Auschwitz, y urgió a un fin de la intolerancia, el racismo y el antisemitismo.

El único testimonio de un sobreviviente no judío corrió por cuenta del polaco Kazimierz Albin, quien fue deportado a Auschwitz en 1940 por cooperar con la resistencia. Albin recordó el papel de los partisanos polacos que lucharon contra los nazis en los alrededores del campo. Kent, por su parte, dijo que los sobrevivientes como él jamás podrán olvidar lo sucedido en Auschwitz. "Los gritos de los niños asesinados resonarán en mis oídos hasta que muera”.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

DW recomienda