1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Aumentar la presión

Los comentaristas analizan hoy la reunión Merkel-Bush y sus resultados, particularmente en relación con Irán.

default

Merkel y Bush en Crawford, Texas: carácter simbólico.

Recurrir a otros medios

FRANKFURTER ALLGEMEINE ZEITUNG, Fráncfort del Meno: “Existe un consenso en la mayoría de las posiciones norteamericanas y alemanas o por lo menos éstas se acercan. Ello vale también para la crisis debido a los intentos de Irán de acceder a la bomba atómica, que se agudiza lenta pero permanentemente. Como el tiempo corre a favor de Teherán, Bush dejó entrever en los últimos tiempos que piensa también en una solución militar. Esa posición de los EE. UU. le permite por su parte a la canciller alemana imponer en Europa efectivas sanciones económicas contra Irán. Justamente a los grupos económicos que más negocios hacen les debe quedar claro qué significaría una operación militar contra Irán para sus inversiones y el precio del petróleo. Las declaraciones de Bush de querer convencer a Irán por vías diplomáticas no debería hacer olvidar su decisión a recurrir si es necesario a otros medios”.

Carácter simbólico

FRANKFURTER RUNDSCHAU, Fráncfort del Meno: “Cuando políticos, después de dos días de conversaciones, hablan sobre todo de lo bueno que estuvo el paseo matutino, se sabe que en realidad no hubo nada más importante que decir. Nada nuevo es que tanto Washington como Berlín apuestan públicamente por la diplomacia. Las coincidencias aún subsisten. Alemania quiere dejar el tema de Irán en mano de las Naciones Unidas. Bush habló en términos generales de que él también quiere solucionar el conflicto por vías diplomáticas. Washington insta a Europa a aumentar la presión sobre Teherán fuera del marco de la ONU. Berlín se resiste. Se trata de claras diferencias. La visita de Merkel en el rancho de Bush tuvo sobre todo un carácter simbólico.”

Ningún acuerdo en temas centrales

Kommersant, Moscú: “Luego del viaje del presidente francés Nicolas Sarkozy a los EE. UU., también la visita de Merkel al rancho en Crawford, Texas tuvo la intención de reducir las críticas a la política exterior de George W. Bush. El presidente de los EE. UU. y la canciller federal alemana mostraron al mundo el renacimiento de la alianza estadounidense-europea. Además, ambos políticos probaron que contactos personales de los jefes de Gobierno son un efectivo medio de la diplomacia. Pero eso fue también todo, pues en ninguno de los puntos centrales en discusión, entre ellos el programa atómico iraní, lograron ambas partes llegar a una acuerdo”.

La estrella descendente de Merkel

DE MORGEN, Bruselas: “La canciller federal Angela Merkel recibe críticas en su propio país. Su coalición conservadora-socialdemócrata disiente más a menudo de lo que coincide, es acusada de falta capacidad de liderazgo y la resisitencia contra sus reformas crece. Merkel quiere hacer méritos en politica exterior, como ahora con la visita al rancho del presidente de EE. UU., George W. Bush. También las relaciones de Alemania con los EE. UU. podrían mejorar luego del gobierno de Gerhard Schröder, pero también aquí se registran síntomas de desgaste. La nueva estrella en la Casa Blanca es el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Y Merkel paga los platos rotos. Observadores subrayan que primero pudo viajar Sarkozy a Washington y luego Merkel. Ello es un indicio de pérdida de status”.

DW recomienda