1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Aumenta la tensión en Israel y Palestina tras nuevos ataques

Hoy se produjeron cuatro apuñalamientos de palestinos a israelíes y continuaron los disturbios en Cisjordania y Jerusalén Este.

Seis personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad, en los cuatro ataques con arma blanca que se produjeron este jueves (08.10.2015). Uno de los agresores murió abatido por un soldado y dos de los atacantes detenidos. Además, también murió un palestino en enfrentamientos con soldados en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este.

Los incidentes se iniciaron esta mañana en una parada de tranvía en la parte oriental de la ciudad, cuando un joven palestino apuñaló en el cuello a un estudiante de un seminario rabínico de 25 años, que resultó gravemente herido. El atacante, residente del cercano campamento de refugiados de Shuafat, fue herido y detenido por fuerzas de seguridad. Horas después ocurría un incidente similar en Tel Aviv, cuando un palestino atacó con un destornillador a una soldado, hiriéndola a ella y de levedad a otros dos israelíes, antes de ser abatido por un soldado. El suceso se produjo en las inmediaciones de la sede del ministerio de Defensa israelí, conocido como "Kiriá" y, según el Canal 2 de la televisión israelí, el autor fue un obrero de la construcción que trabajaba en un edificio aledaño.

A media tarde, un israelí resultó herido, también con arma blanca, en otro ataque palestino en la colonia judía de Kiriat Arbá, en la ciudad cisjordana de Hebrón. La víctima fue herida de gravedad y el autor de la agresión huyó y, por el momento, no se ha informado de que haya sido detenido. Otro apuñalamiento se produjo ya entrada la noche en la ciudad de Afula, en el norte de Israel y cercana a la ciudad cisjordana de Yenín, y se saldó con un soldado uniformado herido grave y el atacante reducido por vecinos y detenido por las fuerzas de seguridad.

Prohibición de Netanyahu

Además, se produjeron fuertes disturbios en el campamento de refugiados de Shuafat, cuando fuerzas de la policía y la guardia fronteriza entraron para hacer una operación de búsqueda en la vivienda del autor del primer ataque de la mañana. Un palestino murió por fuego israelí y otros nueve fueron heridos en los enfrentamientos, mientras que nueve agentes sufrieron el impacto de piedras o cócteles molotov y varios de ellos tuvieron que recibir atención médica.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, y la policía, han recomendado a los israelíes que tengan licencia de armas que las porten cuando salgan de casa, para ayudar a mantener la seguridad. Además, la policía ha instalado detectores de metales en los principales accesos a la Ciudad Vieja de Jerusalén y a la Explanada de las Mezquitas, alrededor de la cual se inició la tensión en la región hace tres semanas y donde la seguridad ha sido reforzada con la presencia de más de 3.500 agentes. Con el fin de no enturbiar más la situación, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ha prohibido a los miembros de su Gobierno y del parlamento el acceso a la Explanada de las Mezquitas (Monte del Templo para los judíos y Noble Santuario para los musulmanes y lugar sagrado para ambas religiones), lo que ha provocado protestas de los diputados árabes. Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abás, ha llamado a la calma, si bien también ha indicado que Israel "debe alejarse" de los lugares sagrados palestinos, tanto musulmanes como cristianos.

MS (efe/dpa)