1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Atrapado en la Red: ¿obliga Internet a nueva cultura política?

Lo que empezó en Internet, terminó con una de las más estruendosas caídas de un político alemán que muchos ya veían como el virtual próximo canciller. Su derrota es considerada una victoria de los internautas detectives.

default

Manifestación convocada por Internet contra el hoy ex ministro alemán de Defensa.

El escándalo empezó frente a un computador. Un profesor de Bremen le daba un vistazo a la tesis doctoral del hoy ex ministro alemán de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg. Pronto se da cuenta que varias citas habían sido tomadas sin mencionar al verdadero autor. El líder favorito en las encuestas virtuales y reales ¿un plagiador?

“Nada de eso”, desmiente el elegante ministro de la Unión Cristiano-Social (CSU), el partido bávaro de la coalición tripartita de Angela Merkel. Palabras que la misma canciller dice creerle saliendo en defensa de su integridad y su trabajo como uno de los ministros de Defensa más efectivos.

Multiplicación de redes en la Red

Symbolbild Internet wird Hauptquelle für Nachrichten Flash-Galerie

Internet: el único medio que los une a todos en sí mismo.

La Universidad de Bayreuth, el alma mater que le concedió el doctorado por su trabajo en cuestión, inicia un proceso de revisión. Un paso obligado por la presión de todo un ejército de internautas que se dedican a comparar frase por frase; hoja por hoja con originales de otros autores. Alguien convencido del poder digital había creado el sitio “GuttenPlag Wiki”, de libre acceso a todos los internautas que se quisieran sumar a la cacería virtual desde su misma casa.

Un hecho sin precedentes, tanto en la historia de Internet, como en la fiscalización pública de los políticos en Alemania.

La cacería había quedado abierta desde el mismo momento en que se conoció el plagio de la primera cita, nada menos que el comienzo de su trabajo. Algunos internautas afirman sentirse “llamados a descubrir errores en la tesis doctoral del ministro que predicaba sinceridad y transparencia a los cuatro vientos”, también en su propia página virtual.

“Mi honra está en juego…”

Pero antes que el barón zu Guttenberg renunciara a su título de doctor y la universidad aceptara prácticamente el status quo, los “detectives virtuales” habían encontrado ya más 400 párrafos plagiados en los textos puestos a disposición en Internet.

Los numerosos reportes de los “internautas detectives” ayudan así a promover el creciente rechazo hacia un ministro, su jefa, la canciller, y los partidos conservadores, para quienes, de la noche a la mañana, el plagio, aparentemente, no es un hecho repudiable.

“Victoria de Internet”

Así lo ve el semanario hamburgués Der Spiegel. “Sin la minuciosa documentación realizada en el sitio GuttenPlag Wiki el debate se hubiera dormido”, dice la revista en su versión online.

Ni siquiera el poderoso diario “sensacionalista” Bild, cercano a las huestes conservadoras pudo mantener a su “político preferido de los alemanes” en sus funciones. La famosa frase del ex canciller Gerhard Schröder de que en Alemania “se puede gobernar sin Bild, pero no en contra”, parece estar perdiendo vigencia.

Internet: menospreciada y temida por otros medios

Los internautas parecen estar tomando la delantera frente a los lectores de Bild, “amarillista” y “pirómano”, como lo plasma en la portada la edición en papel de Der Spiegel de esta primera semana de marzo, pero el periódico más leído de Europa. 2.900.355 de ejemplares de dicho diario vende día a día la editorial Springer.

“Sin Internet zu Guttenberg sería aún ministro”, cree Uwe Kammann, director del instituto de medios Adolf-Grimme, en entrevista concedida a la cadena radial Deutschlandfunk, con sede en Colonia. Según Kammann, “la masiva presencia de publicaciones en la Red ejercieron una presión esencial y llegaron a dominar hasta las mismas noticias sobre el caso zu Guttenberg”.

Internet: ¿hacia una nueva democracia medial?

Ägypten Internet Kommunkation Facebook Zensur NO FLASH

Una petición pública en Egipto. ¿Ayuda Internet a hacer historia política y medial en el mundo árabe y el persa?

El protagonista, acostumbrado a dictar la pauta de los reportes sobres sus actividades políticas y personales, terminó reaccionando a la masiva fiscalización en Internet. Aquí ya no funcionó la antigua táctica del ex canciller Helmut Kohl, de “sentarse” sobre sus propios errores, esperar que la opinión pública se canse y dejar que el diario Bild llene los titulares con sólo noticias positivas sobre su figura.

Zu Guttenberg lo intentó, pero no le funcionó. ¿Olvidó acaso que Alemania vive en plena era de Internet? “La sociedad internauta nunca se cansará ni nunca se saciará”, pronostica el periodista investigativo más renombrado de Alemania, Hans Leyendecker, en el diario muniqués Süddeutsche Zeitung.

Internet, un medio despreciado y menospreciado - en un comienzo - por diarios de papel y canales de televisión, ha demostrado en el caso zu Guttenberg que puede llegar a hacer cambiar actitudes, también de políticos, no importa cuán encumbrados sean.

Autor: José Ospina-Valencia
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda