1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Atentados avivan debate sobre leyes de seguridad

Los atentados de París han avivado el debate sobre los pros y contras de leyes de seguridad más estrictas en la Unión Europea. Al igual que después de cada atentado, la pregunta es si debe haber más vigilancia.

Tanto después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, como de 2004 en Madrid, de 2005 en Londres o de 2014 contra el Museo Judío en Bruselas, se exigieron leyes más estrictas en materia de seguridad. Una de las demandas más importantes ha sido y sigue siendo el registro rutinario, análisis y almacenamiento de datos personales, ya sean datos de telecomunicación, bancos o de viajeros. En el caso de vuelos transatlánticos, Estados Unidos ya recibe los datos de todos los pasajeros provenientes de países de la Unión Europea, como nombre, dirección y número de la tarjeta de crédito.

La mayoría de los ministros del Interior europeos también quisieran implementar un sistema de datos de viajeros para vuelos dentro de Europa. No obstante, el Parlamento Europeo se ha opuesto a ello hasta ahora en el marco de la protección de datos. Después de los atentados de París, el ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziére, dijo que no podía comprender más esta resistencia. Después de participar en la marcha de solidaridad en la capital francesa, este domingo (11.01.2015), aseguró: “Quienes se siguen oponiendo a un acuerdo de datos de viajeros, no saben cómo están las cosas”.

Atentados, pese a vigilancia

Las autoridades francesas sabían de las actividades criminales de los autores del atenado.

Las autoridades francesas sabían de las actividades criminales de los autores del atenado.

Sin embargo, críticos señalan que las autoridades francesas no pudieron evitar los atentados, pese a contar con todas las informaciones relevantes sobre los autores de los ataques. Los liberales y los verdes en el Parlamento Europeo también critican que los países miembros usen los atentados de París como excusa para intentar promulgar leyes más estrictas, que bajo circunstancias normales no se podrían imponer.

El eurodiputado verde alemán y experto en protección de datos Jan-Philipp Albrecht duda que “la vigilancia masiva sin motivo especial sea la herramienta adecuada para prevenir este tipo de actos”, según dijo a la agencia de noticias AFP. Sin embargo, Albrecht cree que una mejor cooperación y coordinación entre las autoridades policiales y de justicia de los países de la UE podrían tener resultados más eficaces.

El “reflejo de Pavlov”

Los liberales en el Parlamento en Estrasburgo comparten esta opinión. El presidente de este grupo parlamentario, Guy Verhofstadt, escribió en la página web de su fracción que el llamamiento a un mayor registro de datos es un “reflejo de Pavlov” de los países miembros. Es decir, cada vez se almacenan más datos de los ciudadanos, pero el intercambio de esta información no avanza a la par. “Debemos defender nuestra libertad contra los terroristas que pretenden destruirla”, apunta el político belga, “pero también debemos defender la libertad a fin de impedir que el Estado sea socavado desde adentro”. Sophie in't Veld, del grupo parlamentario de los liberales, exige: “No más nuevas facultades sin nuevas medidas de protección de datos”.

La oposición en el Parlamento predomina, pero no se trata de un rechazo unánime. La eurodiputada cristianodemócrata alemana Monika Hohlmeier se quejó en declaraciones a la emisora alemana WDR: “En Europa no podemos verificar qué rutas toman los terroristas o delincuentes”. La protección de datos no debe servir de protección a los criminales, añade. “Debemos proveer a las autoridades de prosecución penal de un marco legal para prevenir delitos graves o ayudar a esclarecerlos”.

¿Controles en el espacio Schengen?

Los ciudadanos europeos que regresan a su país después de haber sido radicalizados en Siria e Irak representan un peligro especial. Según estimaciones de la Oficina Europea de Policía (Europol), cerca de 3.000 ciudadanos de la UE están combatiendo o han combatido en el nombre de la milicia del “Estado Islámico”. Los servicios de inteligencia los tienen en la mira, para evitar que cometan atentados a su regreso a Europa. Actualmente, la policía y la protección fronteriza de los países miembros ya tienen acceso al sistema de información Schengen para identificar a posibles yihadistas e impedir que viajen a Siria e Irak o que regresen de estos países. Los ministros del Interior quieren que en el futuro también se registre en este sistema de información cuándo un presunto islamista con ciudadanía de la UE regresa de un país como Siria. Asimismo, se pretende mejorar la cooperación con países de tránsito como Turquía.

Por su parte, el ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz, quiere reintroducir determinados controles dentro del espacio Schengen, donde hay libertad de circulación entre los países integrantes. En declaraciones al diario El País, Fernández Díaz criticó que cientos de islamistas militantes puedan moverse libremente en el espacio Schengen.