1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Atentado suicida contra base iraquí deja veinte muertos

El ataque afectó a un campo de entrenamiento de las fuerzas de seguridad en el norte de Tikrit y fue perpetrado por cinco terroristas del Estado Islámico.

Cinco terroristas suicidas del Estado Islámico se hicieron estallar este domingo (03.01.2016) en una base de las fuerzas iraquíes ubicadas en el norte de la ciudad de Tikrit, causando la muerte de quince funcionarios y dejando a otros 22 heridos, según reportes de fuentes de seguridad. Los atacantes se introdujeron en la base militar de Speicher, 180 kilómetros al norte de Bagdad, donde detonaron sus cinturones explosivos.

Las víctimas son agentes de la Policía de Mosul, en la provincia de Nínive, también en el norte del país, quienes recibían entrenamiento en esa base para luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en su región. La fuente precisó que las fuerzas de seguridad iniciaron una operación de búsqueda en la zona donde se produjo el atentado para prevenir otros posibles ataques suicidas.

Según los reportes, dos de los atacantes se hicieron explotar en la puerta occidental del campo, una antigua base estadounidense. Los otros tres consiguieron penetrar en la base hasta llegar al área donde los policías son entrenados. Una vez allí, llevaron a cabo su ataque. Además de los 15 soldados caídos en la acción, los cinco terroristas perdieron la vida, dejando en 20 el total de víctimas fatales.

La masacre de 2014

A través de sus redes en internet, el Estado Islámico se atribuyó el ataque mediante un comunicado. En este señala que el objetivo fueron las fuerzas del “Ejército traidor”, un término que usan los insurgentes sunitas para referirse a los musulmanes chiitas. Poco después, una fuente oficial dijo a la agencia dpa que “un grupo de suicidas de Daesh (EI), portando cinturones explosivos, atacaron el campo Speicher donde son entrenados voluntarios de Mosul”.

Mosul es la segunda mayor ciudad de Irak y está bajo control del Estado Islámico desde mediados de 2014, cuando el grupo radical lanzó su ofensiva sobre territorio iraquí, provocando el colapso de las fuerzas armadas iraquíes. En el campo atacado este domingo, los radicales llevaron a cabo una de sus matanzas más brutales el 12 de junio de 2014, cuando asesinaron a la mayoría de los 1.700 cadetes que estaban estacionados en el lugar en una de sus ofensivas en la región.

DZC (EFE, Reuters, dpa, AFP)


DW recomienda