1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Atentado en Afganistán enciende debate en Berlín

El atentado en el norte de Afganistán dirigido contra altos jefes militares y policiales ha reabierto en Alemania un debate en torno a la misión en el país asiático, donde la violencia insurgente se propaga.

default

El atentado provocó un incendio que elevó una columna de humo.

Después de un ataque suicida ocurrido el sábado (28.05.2011) dirigido contra líderes políticos y militares en el que murieron al menos tres policías afganos y dos soldados alemanes, así como un saldo de 10 heridos, algunos de gravedad, en Berlín ha reabierto el debate sobre la seguridad de la misión para los soldados alemanes de cara a una violencia insurgente que se propaga en regiones otrora pacíficas y que ensombrece el plan de los afganos de controlar la seguridad del país.

En la coalición gobernante hay voces que exigen una nueva ofensiva que debilite las fuerzas talibán. “El atentado no puede quedar sin consecuencias”, exhortó el experto de defensa democristiano (CDU) Reinhard Beck. El político advirtió sobre la escalada de violencia que se observa en el norte del país asiático. La experta liberal (FDP) Elke Hoff pronosticó que durante los próximos meses aumentará la brutalidad en los ataques y pidió que las fuerzas de seguridad afganas realicen revisiones más minuciosas.

El comisionado para el Ejército del Parlamento alemán, Hellmut Könighaus exigió una mayor protección para los soldados alemanes. “Es indispensable asegurarse de que todo uniformado talibán sea realmente un aliado confiable", afirmó.

General Markus Kneip Archivbild

El general dos estrellas alemán, Markus Kneip, en esta imagen de archivo con el ministro de Defensa, Thomas de Maiziere.

Atacante encubierto

El segundo atentado perpetrado en unos días contra soldados alemanes ocurrió el sábado cuando un atacante suicida encubierto al llevar uniforme del Ejército afganos, se inmoló cuando concluía una reunión entre efectivos policiales y funcionarios de alto rango del Gobierno provincial de Takhar. Dos soldados alemanes murieron y otros cinco resultaron heridos, entre ellos, el jefe de las fuerzas de la OTAN en el norte de Afganistán, el general alemán Markus Kneip.

La víctima de más alto perfil fue el general Mohammad Dawood Dawood, jefe de la policía del norte de Afganistán, cuya muerte representa un revés para los esfuerzos en el combate a la corrupción y por una profesionalización de las fuerzas afganas.

Aunque las tropas alemanas tienen su sede en la vecina provincia de Kunduz, antiguo bastión Talibán, tienen asignada la supervisión de la provincia septentrional de Takhar. Los Talibán cuentan con información de primera mano proveninete de círculos de seguridad, misma que utilizan para realizar sus atentados, señala el Sueddeutsche Zeitung en su edición de este lunes, remitiéndose a fuentes afganas.

Bundeswehr Soldaten

El saldo de soldados alemanes muertos en Afganistán asciende a cincuenta.

Advertencias de posible atentado

Aunque al parecer se discutió sobre un cambio en el lugar de la reunión ante la advertencia de un posible atentado, el atacante pudo golpear por haberse infiltrado entre las fuerzas de seguridad. El encuentro en la oficina del gobernador Abdul Jabbar Taqwa de la provincia de Takhar a la que acudió el general alemán Markus Kneip, el jefe policial Mohammad Dawood Dawood, así como el comandante del Ejército afgano en la región norte, el general Salmai Wesa, tenía por objetivo definir el previsto traspaso de responsabilidades en materia de seguridad a las fuerzas afganas en dicha provincia.

Se estima que el general alemán dos estrellas era el principal objetivo del ataque. Entre los heridos se encuentra una soldado alemana cuyo estado es de gravedad. Los talibanes se adjudicaron la responsabilidad por el atentado y dijeron que tenía como objetivo eliminar a líderes de alto rango.

El número de soldados alemanes muertos en Afganistán asciende a cincuenta desde que comenzara la participación del Ejército alemán. La provincia de Takhar es considerada pacífica y no cuenta con la presencia de tropas extranjeras. Durante una conversación telefónica con la canciller Angela Merkel el presidente afgano, Hamid Karzai, aseguró que se investigará el atentado. Karzai aseguró la gran estima del pueblo afgano hacia la misión alemana en su país, dijo el portavoz del gobierno en Berlín Steffen Seibert.

El último atentado no hará titubear la política de Berlín hacia Afganistán, ni tampoco la cooperación alemana en la capacitación de fuerzas policiales afganas pese a que el atacante se encontraba entre los elementos que debían garantizar la seguridad del encuentro.

EU/dpa/ reu/ds/sz

Editor: Enrique López

DW recomienda