1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ataque suicida en Pakistán deja 14 muertos

"Los tribunales paquistaníes son nuestro objetivo porque sus veredictos son contrarios a las leyes de dios. Este ataque fue llevado a cabo para vengar la ejecución de Mumtaz Qadri", un grupo talibán reivindicó el ataque.

Al menos 14 personas murieron hoy (07.03.2016) y 26 resultaron heridas en un ataque suicida en la entrada de un tribunal en el distrito de Charsadda, en el norte de Pakistán, en un atentado reivindicado por los talibanes como venganza por la ejecución de un islamista, informaron a la agencia EFE fuentes policiales. El objetivo del ataque, que se produjo durante la hora punta de tráfico, era el edificio de los juzgados en Shabqadar, en la provincia de Jyber Pajtunjwa, según señaló la policía.

Ocho de las víctimas mortales murieron en el tribunal, mientras que otras seis fallecieron en un hospital a consecuencia de las heridas, indicó el agente del Centro de Control policial del distrito Shafqat Ullah. Entre los muertos hay dos policías y cuatro mujeres.

El atacante suicida disparó varios tiros e hizo explotar las bombas que portaba cuando fue interceptado por agentes de seguridad al tratar de entrar esta mañana en el tribunal del área de Shabqadar, dijo el portavoz policial Sohail Khaild.

"Veredictos contrarios a las leyes de dios"

El grupo Jamaat ul Ahrar, facción de la principal organización talibán Tehrik-e-Taliban Pakistan, reivindicó el ataque y dijo que lo llevó a cabo por la ejecución la semana pasada de Mumtaz Qadri, condenado a muerte por el asesinato confeso de un político paquistaní contrario a la controvertida ley antiblasfemia en 2011.

"Los tribunales paquistaníes son nuestro objetivo porque sus veredictos son contrarios a las leyes de dios. Este ataque fue llevado a cabo para vengar la ejecución de Mumtaz Qadri", afirmó el portavoz del grupo insurgente Ehsanullah Ehsan en un comunicado recibido por EFE. Ehsan aseguró que continuarán atacando tribunales y "otras instituciones infieles".

Qadri fue despedido el viernes en una ceremonia funeraria por miles de personas que lo consideran un héroe por el asesinato del entonces gobernador de la provincia del Punyab, Salman Tasir, de quien era guardaespaldas.

Shabqadar se encuentra en la frontera con el territorio tribal de Mohmand, donde insurgentes mataron en febrero a nueve policías. En enero los insurgentes talibanes asaltaron el recinto de la universidad Bacha Khan, en la ciudad de Charsadda y mataron a al menos 21 personas. A pesar de ello, el número de ataques contra las fuerzas de seguridad y los atentados se han reducido considerablemente desde que el Ejército lanzara una operación que continúa en marcha en las zonas tribales de Waziristán del Norte y Khyber, un operativo en el que han muerto 3.500 insurgentes.

JC (EFE, dpa)



DW recomienda