1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ataque a base militar en Afganistán deja más de 100 muertos

El Talibán asumió la autoría del atentado ocurrido el viernes en la provincia afgana de Balkh, al norte del país.

Militares custodian base afgana Masar-i-Scharif donde se ocurrió el atentado

Militares custodian base afgana Masar-i-Scharif donde se ocurrió el atentado

El ministro de defensa afgano confirmó este sábado (22.04.2017) la muerte de 140 soldados en el ataque ocurrido el viernes (21.04.2017) a una base del Ejército en el distrito de Dehdadi, de la provincia  de Balkh. 

El grupo insurgente Talibán reivindicó el ataque en un comunicado remitido por su portavoz, Zabihullah Mujahid, quien aseguró haber matado y herido a más de 500 soldado. El atentado marca la primera acción insurgente en el país tras el lanzamiento hace una semana del proyectil GBU-43 estadounidense, apodado "madre de todas las bombas", en territorio afgano.

El ataque comenzó poco después del mediodía del viernes y duró unas seis horas, justo cuando los soldados salían de una mezquita en el interior de la base, tras las oraciones del viernes.

Los talibanes llegaron en tres vehículos militares, con credenciales falsos. Lanzaron un proyectil contra la entrada de la base  militar y luego diez de ellos se dirigieron a la mezquita, señaló una fuente militar.

Un portavoz de las fuerzas especiales del Ejército afgano encargadas de neutralizar a los atacantes, Javid Salim, confirmó que los talibanes aprovecharon la pausa religiosa para iniciar su ofensiva y remarcó que todos los talibanes murieron.

Los insurgentes "fueron descubiertos en la entrada en el segundo puesto de control, donde el primero de los atacantes se inmoló", mientras que el resto iniciaron el intercambio de disparos con las fuerzas de seguridad, relató Aram.

El jefe de las tropas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, el general John Nicholson, condenó en un comunicado "la naturaleza bárbara" de los talibanes, al aprovechar el momento en el que los soldados se encontraban "en una mezquita y un comedor" para cometer el ataque.

"Nuestros pensamientos están con los valientes soldados muertos hoy y con sus camaradas, familiares y amigos", concluyó Nicholson, reiterando  el apoyo de la OTAN a las tropas afganas en su lucha contra "el terrorismo".

La violencia se ha incrementado en el país asiático desde que culminara la misión de combate de la OTAN en enero de 2015. El avance de los insurgentes ha reducido el territorio controlado por el Gobierno afgano a apenas un 57 por ciento del territorio total, según datos de EE.UU.

JCG (EFE, dpa) 

DW recomienda