Atacan a delegación que investiga asesinatos en Afganistán | El Mundo | DW | 13.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Atacan a delegación que investiga asesinatos en Afganistán

Hubo explosiones y disparos y las fuerzas de seguridad respondieron al fuego de los insurgentes, que atacaron desde distintos flancos.

Una delegación de alto rango nombrada por el presidente afgano, Hamid Karzai, para investigar el asesinato en la madrugada del sábado al domingo de 16 civiles en el sur del país fue atacada hoy por insurgentes en Zangabad, cerca del lugar de la masacre, informó un reportero de dpa que acompañaba a la delegación.

Según la información, hubo explosiones y disparos y las fuerzas de seguridad respondieron al fuego de los insurgentes, que atacaron desde distintos flancos. Los combates se alargaron y al menos un civil resultó herido.

Entre otros, pertenecen a la delegación el jefe del Estado Mayor del Ejército afgano y el gobernador y jefe de la policía de la provincia de Kandahar, donde se encuentra Panywai. Además, también la componen dos hermanos del propio Karzai así como el ministro de Asuntos Tribales, Asadullah Jalid, que es también enviado especial para el sur del país.

Un soldado estadounidense mató a 16 civiles en la noche del sábado al domingo, entre ellos nueve niños, según datos del gobierno de Kabul. Los talibanes prometieron venganza por cada muerto y anunciaron castigos.

La masacre también desató la ira de la población y duras críticas a las tropas extranjeras.

Cientos de estudiantes afganos tomaron hoy las calles de Jalalabad, capital de Nangarhar, en el este del país, para protestar por la matanza, bajo fuertes medidas de seguridad, informó el portavoz del gobernador de la convulsa provincia fronteriza con Pakistán, Ahmad Zia Abdulzai.

Por el momento, la protesta transcurrió de forma pacífica, entre gritos de "Muerte a Estados Unidos" o "Muerte a Obama", según testigos.

Las protestas de la población desencadenadas por el incidente de la quema de ejemplares del Corán en una base estadounidense hace tres semanas desataron una ola de violencia que dejó al menos 30 manifestantes muertos, entre ellos en Jalalabad. Desde entonces seis soldados estadounidenses murieron también a manos de las fuerzas de seguridad afganas.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda