1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Astrónomos europeos inauguran el mayor telescopio del mundo

A cinco mil metros de altura, y financiado en parte por Europa, el observatorio astronómico más complejo del mundo ya está funcionando en el norte de Chile.

El universo entregará nuevas respuestas gracias a ALMA (DW).

El universo entregará nuevas respuestas gracias a ALMA.

Estaba en período de pruebas y aun así obtuvo la mejor imagen conseguida hasta el momento del dúo de galaxias Antena, a 70 millones de años luz de la Tierra. Eso es solo una muestra de las capacidades que tendrá ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) una vez que esté terminado, en 2013. Pese a funcionar a media máquina, el observatorio es calificado desde ya como el complejo astronómico más avanzado y grande del planeta

Ubicado entre los 3000 y los 5000 metros de altura en la Segunda Región de Chile, en pleno desierto de Atacama, ALMA es en realidad un vasto sistema interconectado de antenas que apuntan al universo, aprovechando la limpidez  de los cielos de esa zona del planeta. También saca ventaja de otra característica del llano Chajnantor, donde fueron instaladas las primeras 20 antenas que ya están operativas: la escasa humedad permite captar con mayos facilidad las ondas milimétricas y submilimétricas que hacen de este telescopio algo único.

Algunas de las antenas de ALMA en el norte de Chile (DW).

Algunas de las antenas de ALMA en el norte de Chile.

Aguantan terremotos

ALMA comenzó a ser construido el 2003 y será terminado recién en dos años más. Su nacimiento surge tras un acuerdo entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), el Observatorio Radioastronómico Nacional de Norteamérica (NRAO) y por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). A ellos se suman entidades de Canadá, Taiwán y Chile, país que se aseguró el 10% de las horas de uso del observatorio para sus astrónomos. Esto último como condición para facilitar los terrenos donde se instaló el complejo.

"Estamos viviendo un momento histórico para la ciencia, en especial para la astronomía, y tal vez también para la humanidad, ya que comenzamos a usar el mayor observatorio en construcción hasta la fecha", dijo Thijs de Graauw, director de ALMA, donde está todo fríamente calculado para resguardar cada uno de los mil millones de euros que cuesta el proyecto: Las antenas, separadas entre ellas por 125 metros, pueden aguantar terremotos, caídas y las extremas condiciones climáticas del desierto más árido del mundo.

Herramienta única

A 3000 metros de altura trabajan equipos de Estados Unidos, Europa y Japón en la construcción de 24 nuevas antenas, apurando el paso para tener todo listo el 2013, según lo planeado. Mientras todo eso sucede, las que ya están operativas entregaron su primer obsequio a los investigadores con la fotografía del dúo de galaxias Antena. Es sólo el primer paso. Dadas sus características únicas, ALMA observa al universo captando las ondas milimétricas y submilimétricas, lo que permite a los expertos "ver" objetos fríos del espacio, así como otros situados a distancias inimaginables.

Esa sola cualidad hace de ALMA una herramienta invaluable para el mundo científico, distinta a los observatorios existentes hasta ahora. "Incluso en esta fase tan temprana, ALMA ya supera a todos los conjuntos submilimétricos que existen. Alcanzar este hito es un homenaje al notable esfuerzo de muchos científicos e ingenieros de regiones de todo el mundo que hicieron esto posible", dijo Tim de Zeeuw, Director General de ESO, el socio europeo en ALMA.

Imagen de la galaxia Antenna captada por ALMA (ALMA - ESO/NAOJ/NRAO).

Imagen de la galaxia Antenna captada por ALMA (ALMA).

El amanecer cósmico de ALMA

En la fase de pruebas que permitió captar la primera fotografía, sólo se usaron 12 de las antenas en funcionamiento. Como la separación entre ellas es poca, la calidad de las imágenes es buena, pero no todo lo buena que puede llegar a ser. Podría decirse, entonces, que para la astronomía este paso es apenas el comienzo de una verdadera revolución. Prueba del interés de los especialistas por trabajar en el nuevo complejo son los casi mil proyectos que llegaron a las oficinas ALMA. Sólo 112 fueron seleccionados.

Por ahora, el telescopio trabajará en una fase que han llamado de "ciencia inicial", donde captará ondas que los demás observatorios son incapaces de ver. Un ejemplo lo da el astrónomo japonés Masami Ouchi, de la Universidad de Tokio. Ouchi quiere observar Himiko, una galaxia que genera estrellas equivalentes a unos mil soles cada año: "Los demás telescopios no nos muestran por qué Himiko es tan brillante. ALMA nos permitirá ver cómo se formaron las galaxias masivas durante el amanecer cósmico".

Autor: Diego Zúñiga
Editor: Emilia Rojas

DW recomienda