Assad dice que terrorismo debe combatirse con “mano de hierro” | El Mundo | DW | 05.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Assad dice que terrorismo debe combatirse con “mano de hierro”

El presidente de Siria aseguró que la guerra contra la oposición podría ganarse más rápido si el pueblo se unía al Ejército en el combate.

El presidente sirio, Bashar al Assad, se reunió con ministros e invitados en Damasco la noche del domingo (04.08.2013) para celebrar un banquete con motivo del “iftar” y romper el ayuno durante el mes sagrado del Ramadán. En ese contexto, habló sobre la guerra civil que desde marzo de 2011 desangra a su país y que ya ha causado más de 100.000 muertos.

Allí entregó su receta para acabar con los “terroristas”, término que usa el régimen para referirse a la oposición, que combate con el Ejército en su afán de derrocar al gobierno. “Ninguna persona en su sano juicio piensa que se puede hacer frente al terrorismo con la política. No hay otra solución que golpearlo con mano de hierro”, sostuvo, en declaraciones divulgadas este lunes (05.08.2013) por la agencia estatal Sana.

Si bien dijo que era imposible prever una solución al conflicto en los próximos meses, ni siquiera teniendo en mente los recientes éxitos de sus tropas, Al Assad aseguró que se podría terminar con la insurgencia “en unos meses” si el pueblo luchara en una “guerra popular”. “¿Cómo podemos finalizar esta batalla y restaurar la seguridad y la estabilidad? Con la unidad entre el Ejército y el pueblo para terminar con el terrorismo”, afirmó.

Relajado y burlón

Las fuerzas del mandatario, apoyadas por militantes del grupo libanés Hezbollah, han desplazado a los rebeldes de la capital y logrado victorias en la provincia central de Homs y otras áreas. Ello ha llevado, piensa Assad, a que muchos países árabes que apoyaban a la oposición “cambiaran de opinión hacia la realidad”.

Asimismo, un relajado Assad se burló de la Coalición Nacional Siria, la oposición que cuenta con el apoyo de Occidente, diciendo que era moralmente fallida y "antipatriótica", cambiando su postura regularmente y recibiendo dinero de países del Golfo. “Ni siquiera se representan a ellos; representan a los países que la apoyan”, dijo.

Por otro lado, Human Rights Watch acusó al Ejército sirio de lanzar misiles contra zonas residenciales. Estos ataques, denuncia la organización en un informe, no tienen ningún propósito militar. “El uso reiterado de estas armas de fuerte potencial explosivo y con efectos en una zona amplia en áreas habitadas por civiles constituye un fuerte indicativo de que los militares están utilizando métodos de guerra incapaces de distinguir entre civiles y combatientes, una seria violación del derecho humanitario internacional”, se señala en el informe.

DZC (Reuters, dpa, Europa Press)