1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

“Asedio” al Congreso terminó con disturbios en Madrid

La convocatoria, realizada por grupos antisistema, congregó a poco más de mil personas, superadas en número por el despliegue policial.

Comenzó con lanzamiento de papel higiénico contra la policía y terminó con fuertes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. El “asedio” al Congreso de los Diputados en Madrid como señal de protesta al sistema, congregó a unas mil personas, que acabaron la manifestación chocando con la policía.

El objetivo de la protesta, que no estaba autorizada, era asediar de forma “indefinida” al Parlamento hasta que el Gobierno de Mariano Rajoy dimitiera “en bloque”. Previendo dificultades, la sede del Poder Legislativo fue rodeada por un poderoso anillo de seguridad formado por policías antimotines armados con escudos y cascos.

Un fuerte despliegue policial protegió el Congreso de Diputados.

Un fuerte despliegue policial protegió el Congreso de Diputados.

La escasísima convocatoria responde al pobre apoyo que desde hace días mostraba la convocatoria, cuyo plan de desbordar a la policía para ingresar al Congreso de forma violenta no era compartido por una parte importante de los colectivos del movimiento 15-M ni tampoco por los partidos de la izquierda, que en otras ocasiones apoyaron estas muestras de descontento.

Desempleo galopante

Con las cifras de desempleo en España acercándose al 30 por ciento, y con un descontento generalizado por la aparente inutilidad de las políticas de austeridad que buscan ordenar la economía, era esperable que la manifestación tuviera mayor repercusión. Pero según el diario El País, incluso muchos de los presentes en la marcha la calificaron de “fracaso”.

La aparente calma inicial de la manifestación se rompió cuando un grupo de exaltados intentó botar las vallas instaladas por la policía y empezó a lanzar piedras y botellas a los agentes. Estos, desplegados en torno al edificio en un número superior al de los manifestantes (había 1.400 uniformados), reaccionaron. Al menos catorce policías resultaron heridos, uno de ellos al recibir el impacto del un adoquín.

Incluso antes de que comenzara la movilización, varias personas habían sido detenidas con petardos, ácido, piedras, bolas de rodamiento y armas blancas.

DZC (dpa, Europa Press, El País)

DW recomienda