1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Arresto de Karadzic: un golpe de efecto de Belgrado

Con satisfacción se recibió en Bruselas la noticia de la detención de Radovan Karadzic que, para Javier Solana, prueba de la disposición de Belgrado a colaborar con el Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia.

default

Radovan Karadzic, por fin bajo arresto.

Tras huir durante más de una década, con numerosas especulaciones sobre sus escondites y encubridores, el arresto de Radovan Karadzic ocurrió de forma totalmente sorpresiva. De este modo, el nuevo gobierno serbio, con apenas dos semanas en el cargo logró un notable golpe de efecto, de suma importancia para acercarse a su principal objetivo: el ingreso del país a la Unión Europea (UE). La detención y extradición de Karadzic, su antiguo jefe militar Ratko Mladic y el ex líder serbocroata Goran Hadzic es la principal condición para un mayor acercamiento de Belgrado con Bruselas.

Solana, satisfecho

El responsable de la política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, afirmó hoy que la detención del presunto criminal de guerra serbobosnio Radovan Karadzic demuestra que el gobierno de Belgrado quiere cooperar de "forma ilimitada" con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). La "cooperación irrestricta" con el TPIY es la condición principal que la Unión Europea ha establecido para ratificar un Acuerdo de

Estabilización y Asociación con Serbia, que podría ser seguido más tarde por negociaciones de adhesión a la UE.

"Estoy seguro de que la cooperación del gobierno serbio con el tribunal le permitirá al fiscal jefe de la corte declarar que la cooperación está yendo en la dirección correcta", dijo Solana en Bruselas, donde asiste a una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de los 27 países miembros de la UE. En referencia a la detención de Karadzic, Solana habló de un "día muy bueno para los Balcanes", aunque subrayó que todavía quedan pendientes algunas detenciones, entre ellas la del segundo hombre más buscado, el ex general serbobosnio Ratko Mladic, quien fue la mano derecha de Karadzic y que también está acusado de crímenes de guerra.

Los cargos

La acusación formal contra Karadzic tuvo lugar en julio de 1995 ante el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en La Haya, donde se le responsabilizó de crímenes de guerra contra musulmanes bosnios y croatas bosnios durante la guerra civil en los Balcanes en la primera mitad de los años 90. El punto más grave de la acusación se relaciona con el genocidio cometido contra musulmanes en la masacre de Srebrenica, en julio de 1995. Allí tropas serbias asesinaron a unos 8.000 hombres y jóvenes.

Cambio en los servicios secretos

Es más que probable que los serbios fugitivos recibieran ayuda de altos funcionarios políticos, militares y del servicio secreto. Una y otra vez, los medios serbios publicaron informaciones creíbles sobre los escondites de los tres hombres. Sin embargo, los líderes políticos repetían que se desconocía el paradero de los presuntos criminales de guerra.

El arresto de Karadzic es aún más sorpresivo porque al mando del Ministerio del Interior serbio ahora está Ivica Dacic, presidente de los socialistas del SPS del ex mandatario yugoslavo Slobodan Milosevic. En este sector se honra a Karadzic como héroe nacional y defensor de la Gran Serbia. Por eso la policía se apresuró en aclarar que no participó en el arresto de Karadzic, lo cual hace pensar que operó allí el servicio secreto, teniendo en cuenta que la semana pasada fue designado como jefe de inteligencia un representante de los partidos proeuropeos.

DW recomienda