1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Arrancan las elecciones presidenciales en Estados Unidos

En la víspera de unos comicios tan esperados como inciertos, los candidatos aprovecharon hasta el último momento para tratar de captar votantes indecisos.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos arrancaron la madrugada del martes (08.11.2016) en la aldea de Dixville Notch, en el estado de New Hampshire, el primero en votar en estas elecciones. A pesar de que sólo siete de los 12 habitantes que viven en este pequeño pueblo próximo a la frontera con Canadá tienen derecho a voto en estas elecciones, toda la atención mediática se concentra en ellos por ser los primeros en emitir su sufragio en el país.

La tradición de votar en Dixville Notch pasada la medianoche se remonta a 1960, cuando por primera vez se celebraron comicios en este horario en las instalaciones del The Balsams Resort. En 2012, Barack Obama y Mitt Romney empataron con cinco votos cada uno en Dixville Notch.

Otros dos pueblecitos de New Hampshire compiten con Dixville Notch en la carrera por ser los primeros en depositar los votos en las urnas: Hart's Locations y Millsfield.

Poco después, a partir de las 06:00 hora local, los colegios electorales abrirán en Idiana y Kentucky y, una hora más tarde, lo harán en varios estados de la costa este. Los habitantes de Alaska serán los últimos en votar en estos comicios.

A pesar de que aproximadamente 219 millones de estadounidenses tiene derecho a voto, sólo unos 153 millones están registrados para votar. Y es que a Estados Unidos, a diferencia de en otros países, los ciudadanos tienen que registrarse para ejercer su derecho al voto.

El fin de la campaña

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, realizó durante la última jornada de campaña una frenética gira que le condujo a cinco estados cruciales para vencer en las elecciones presidenciales del martes en EE.UU. En la víspera de unos comicios tan esperados como inciertos, Trump lanzó una ofensiva final en Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Nuevo Hampshire y Michigan, estados indecisos donde un triunfo podría abrirle la puerta de la Presidencia.

Mientras, su rival, la candidata demócrata y ex secretaria de Estado Hillary Clinton, y el presidente, Barack Obama, compartieron escenario y  aseguraron que el martes los estadounidenses elegirán apostar por un futuro de esperanza e inclusión y rechazará el "miedo" y la división que representa la candidatura del republicano Donald Trump.

"Mañana nos enfrentamos al examen de nuestro tiempo", aseguró Clinton ante alrededor de 40.000 personas en el Independence Hall de Filadelfia, arropada por el presidente Barack Obama, la primera dama, Michelle Obama, su esposo, Bill Clinton, y su hija, Chelsea Clinton.

La ex secretaria de Estado insistió en que no permitirá "a nadie que destroce el progreso" que ha logrado Estados Unidos bajo el mandato de Obama, quien la precedió en su turno de palabra, y dijo estar convencida de que "los mejores días" para el país están aún por llegar.

JC (dpa, Reuters)

 

DW recomienda