1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Arrancan elecciones generales en Filipinas

El candidato favorito, Rodrigo Duterte, defiende la ejecución de criminales para rebajar las tasas de delincuencia. El actual presidente, Benigno Aquino, comparó a Duterte con Adolf Hitler.

Ver el video 02:26

¿Vuelve el clan Marcos a Filipinas?

Los colegios electorales abrieron hoy (09.05.2016) en Filipinas para unas elecciones generales en las que el polémico Rodrigo Duterte, que defiende la ejecución de criminales para rebajar las tasas de delincuencia, es el candidato favorito a hacerse con la presidencia. Durante el día de hoy, declarado festivo, más de 54,3 millones de filipinos están llamados a elegir a su presidente, a su vicepresidente, senadores, congresistas y unos 18.000 cargos del gobierno provincial y local.

Numerosos ciudadanos quisieron ejercer su derecho al voto a primera hora en estas tensas elecciones, en las que el candidato favorito, Rodrigo Duterte, ha afirmado repetidamente que ejecutará a cientos de miles de delincuentes del país si llega a la presidencia. Duterte, que también ha asegurado que invalidará los órganos legislativos del país si no aprueban las leyes que necesita para gobernar como quiere, ha sido calificado de dictador por varias figuras políticas del país.

Philippinen Wahlplakaten

Un ciudadano filipino revisa una lista de candidatos en Quezon City, al norte de la capital Manila.

El actual presidente de Filipinas, Benigno Aquino, quien no puede volver a presentarse a las elecciones, ha pedido expresamente a los filipinos que no voten a Duterte y ha comparado la carrera hacia la presidencia del candidato filipino con la de Adolf Hitler.

"Espero que hayamos aprendido de las lecciones de la historia. Deberíamos recordar cómo llegó Hitler al poder", dijo el sábado pasado Aquino durante el último mitin de la campaña electoral de Mar Roxas, candidato al que respalda.

Pese a las críticas a su autoritarismo, Duterte cuenta con el apoyo de una parte importante del electorado -más de un 30 por ciento, según las últimas encuestas- ya que asegura que con sus métodos radicales de la lucha contra los delincuentes, acabará con el crimen y las drogas de Filipinas en menos de 6 meses.

Para tratar de evitar incidentes, la Policía Nacional de Filipinas y el Ejército han desplegado unos 19.800 efectivos en los colegios electorales del país. Al menos 15 personas han muerto y nueve han resultado heridas desde enero debido a la violencia electoral, principalmente a causa de las luchas entre clanes políticos en provincias, informó hoy la Policía Nacional.

JC (EFE, AFP, dpa, APE)




DW recomienda

Audios y videos sobre el tema