Argentina y el sueño de una izquierda unida | América Latina | DW | 10.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina y el sueño de una izquierda unida

La candidatura del socialista Hermes Binner a la presidencia en Argentina abre interrogantes sobre el nuevo panorama político y tiene un potencial de votos interesante, opina experta.

Hermes Binner.

Hermes Binner.


El panorama político argentino está en plena ebullición debido a que se acercan las elecciones presidenciales, a llevarse a cabo el 23 de octubre de 2011. Hasta el 25 de junio deben definirse las candidaturas a presidente y vicepresidente de la República Argentina, por lo que las fuerzas políticas de ese país se encuentran en pleno proceso de reconfiguración.

En ese contexto hay suficiente espacio para movidas inesperadas, como la candidatura de un socialista que reuniría a diferentes movimientos de la izquierda antiperonista y progresista, centrada principalmente en la capital argentina.

Socialismo argentino: ¿sueño o realidad posible?

Todo indica que lanzará su candidatura a presidente Hermes Binner, del Partido Socialista y actual gobernador de la provincia de Santa Fé, probablemente en una fórmula de centro-izquierda junto a Margarita Stolbizer, del GEN (Generación para un Encuentro Nacional) como candidata a vicepresidenta.

Fernando E. Solanas, del Proyecto Sur.

Fernando E. Solanas, del Proyecto Sur.

Binner, representante del socialismo moderado tradicional de Santa Fé, cuenta con el apoyo de parte de la izquierda porteña, atomizada y reunida en torno al Proyecto Sur, liderado por el cineasta Francisco (Pino) Solanas, candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y el GEN (Generación para un Encuentro Nacional), con Margarita Stolbizer a la cabeza. Pero allí también convergen, entre otros, el trotskista Movimiento Socialista de los Trabajadores de Vilma Ripoll, el Movimiento Libres del Sur, que, entre otros objetivos, quiere despenalizar el consumo de marihuana, y Claudio Lozano, diputado y economista de la Central de Trabajadores Argentinos.

“Era la única alianza posible para Binner, que quiso formar parte de la UCR, lo que hubiera sido una alternativa más amplia de centro-izquierda”, señalaña Dra. Mariana Llanos, investigadora del Instituto de Estudios Latinoamericanos (ILAS) del GIGA, en Hamburgo. Al aliarse con Francisco de Narváez, peronista de centro-derecha, Ricardo Alfonsín (UCR) intenta asegurarse a la provincia de Buenos Aires, donde se concentran la mayor cantidad de votos del país. Y Binner se negó a integrar ese grupo, ya que no se identificaba con su ideología.

Argentina: modelo politico bipartidario

El Partido Socialista argentino, fundado por Juan B. Justo en 1896, fue el primero en América Latina en tener un diputado, Alfredo Palacios, en 1904. Hermes Binner es nieto de inmigrantes suizos del cantón de Valais y un socialista moderado y reformista, podría decirse que al estilo de la socialdemocracia europea, alejado del “chavismo” y seguidor de las políticas de Lula da Silva, el Frente Amplio uruguayo o de la ex presidenta chilena Michelle Bachelet.

Elisa Carrió, candidata de la Coalición Cívica.

Elisa Carrió, candidata de la Coalición Cívica.

“Argentina nunca tuvo un presidente socialista”, dice Llanos. “El patrón político de Argentina no cuenta con gobiernos de centro-izquierda y centro-derecha. Siempre ha estado marcado por una escala idiosincrática y particular conformada por el peronismo y el radicalismo”, explica la experta, aunque sí ha habido candidaturas presidenciales de izquierda, como la de Oscar Alende, del Partido Intransigente (PI), en 1983, y con el FREPASO (Frente País Solidario) en los años 90, que casi superó al radicalismo como segunda fuerza política. “Pero siempre hubo algún candidato del peronismo o del radicalismo en esas alianzas", recuerda la experta.

Con la candidatura de Hermes Binner, la oposición al kirchnerismo en Argentina toma otra constelación, fenómeno que comienza con la candidatura de Francisco de Narváez, peronista antikirchnerista, en la fórmula de la Unión Cívica Radical. “La oposición está fragmentada y eso hace que no se pueda formar un polo de oposición”, opina la Dra. Llanos. Según ella, se avizora un espectro partidario muy amplio y demasiado complicado como para que se instale una figura como la del socialista Hermes Binner.

Un sector del electorado que está descontento con el kirchnerismo, que siempre trató de ser una opción de centro-izquierda pero que no es representativo para muchos y decepcionó a otros, son votantes podrían volcarse a la alianza con Binner a la cabeza. "Ahora que el radicalismo da un giro hacia la derecha, deja un espacio a la izquierda que podría ser ocupado por Binner”, dice la experta.


¿Nuevo horizonte o vuelta del peronismo?

¿Será reelecta Cristina F. de Kirchner?

¿Será reelecta Cristina Fernández de Kirchner?

Si Cristina Fernández de Kirchner se presentara a una reelección, necesitaría contar con un mínimo del 40 por ciento de votos para ganar y una diferencia mínima del 10 por ciento respecto al candidato que le sigue. De lo contrario, habría balotaje. Los sondeos la dan por ganadora y próxima presidenta reelecta. Si la alianza de Hermes Binner obtiene al menos dos dígitos, podría contar con diputados en el Congreso, con lo cual se modificaría de algún modo el panorama de la oposición.

Con respecto a la posibilidad de una nueva perspectiva para la izquierda argentina debida al peso de una alianza con el socialista Binner, Mariana Llanos dice que “después del estallido de la crisis política del 2001, el mapa político argentino está sumergido en una gran fluidez. Se encuentra muy desconfigurado, con partidos políticos que han perdido perfil, muy fragmentado. No se sabe quién representa a quién ni quién es amigo de quién”, asevera la politóloga.

Eduardo Duhalde, rival peronista de derecha de Cristina F. de Kirchner.

Eduardo Duhalde, rival peronista de derecha de Cristina F. de Kirchner.

Seguramente, en un panorama como ese habrá brechas que aprovechar. “Pero el peronismo cuenta históricamente desde siempre con una base de votos de un 40 por ciento, y la izquierda por fuera del peronismo, confrontando al peronismo, no va a captar el voto popular de la forma en que lo hace el peronismo”, dice la Dra. Llanos.

El sector obrero, potencialmente votante de un partido socialista, ha sido captado desde siempre por el peronismo, con el que se identifica, y, por más fluido que sea el mapa político, será difícil romper ese modelo histórico, opina la experta.

El panorama político de las provincias argentinas es más tradicional que el de la ciudad de Buenos Aires. Santa Fé, con su gobierno socialista, rompe ese esquema conservador. El estilo de Hermes Binner es moderado pero “tiene un potencial interesante”, dice Llanos, más aún cuando los partidos tradicionales han decepcionado a una parte del electorado argentino.

Autora: Cristina Papaleo

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda