1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Argentina: casa por cárcel para Etchecolatz

Un tribunal argentino le concedió el beneficio al expolicía Miguel Etchecolatz, hallado culpable de cometer delitos de lesa humanidad en seis casos diferentes durante la última dictadura que gobernó al país (1976-1983).

Un tribunal argentino concedió el beneficio de cumplir una condena en su domicilio al expolicía Miguel Etchecolatz, hallado culpable en seis casos diferentes por cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura que gobernó al país (1976-1983). Sin embargo, Etchecolatz no irá inmediatamente a su domicilio porque antes deben expedirse otros jueces que en su momento lo condenaron por delitos similares.

La Cámara Federal de Casación Penal decidió favorecer a Etchecolatz, que tiene 87 años, en una causa por torturas y asesinato perpetrados en el centro clandestino de detención "Pozo de Banfield".

Dos de los tres magistrados que integran el tribunal esgrimieron "razones humanitarias" para favorecer al represor. 

En el "Pozo de Banfield" estuvieron detenidas, según diferentes investigaciones, unas 309 personas por razones políticas, varias de ellas de nacionalidad uruguaya, paraguaya y chilena. En la mayoría de los casos fueron asesinadas y sus cuerpos continúan desaparecidos.

Los organismos de Derechos Humanos

El 24 de marzo último, con motivo del 41 aniversario del último golpe de Estado en el país, los organismos defensores de los Derechos Humanos exigieron al Gobierno y a la Justicia en una multitudinaria marcha que los condenados por delitos de lesa humanidad cumplan su pena en prisiones comunes.

En 2014, con motivo de un juicio en su contra, Etchecolatz reconoció ante un tribunal que había cometido asesinatos durante la última dictadura. "Me tocó matar, pero no sé a cuánta gente", declaró. 

Tras conocerse la decisión de la Cámara, la emblemática organización de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo manifestó su repudio y su preocupación por "este nuevo intento de asignar privilegios al genocida".

"Exigimos que se adopten medidas para garantizar que las prisiones domiciliarias no se transformen en una libertad encubierta", apuntó en un comunicado.

 DG (efe, dpa)

DW recomienda