1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“Apenas hay evidencia de éxito en los bombardeos en Siria”

El gobierno alemán enviará aviones Tornado a Siria para luchar contra el EI, y David Cameron también planea reforzar la presencia militar de Gran Bretaña en ese país, algo que puede ser contraproducente, opina experto.

Avión Tornado alemán de reconocimiento.

Avión Tornado alemán de reconocimiento.

El gobierno alemán anunció que enviará aviones Tornado de reconocimiento a Siria para apoyar a sus aliados –sobre todo a Francia- en la lucha contra la organización terrorista autodenominada Estado Islámico (EI). Y también el primer ministro británico, David Cameron, exigió ante la Cámara Baja más misiones militares contra esa organización. Detusche welle habló con Nick Witney, experto del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, quien opina que esas medidas son contraproducentes.

Deutsche Welle: Sr. Witney, ¿qué sentido tienen esas medidas luego de que la lucha contra el EI ya lleva algún tiempo sin resultados visibles?

Nick Witney: En el aspecto práctico, aunque los británicos y franceses realmente refuercen sus bombardeos, tal vez con el apoyo de aviones alemanes de esclarecimiento, eso no influirá demasiado en la realidad en tierra.

Ya antes de los ataques del 13 de noviembre en París, se lanzaron varios ataques aéreos contra el EI. ¿Lograron alguno de los objetivos que perseguían?

Nick Witney, experto del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Nick Witney, experto del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Occidente ataca ya desde hace un año por aire al EI en Siria y apenas hay indicios de éxito. La verdad es que a la Fuerza Aérea de EE. UU. no le falta potencia militar, y es difícil creer que un par de bombas británicas o francesas hagan ahora una diferencia decisiva. De hecho, Cameron mismo dijo hoy que esta guerra no se ganará por el aire. Es decir que necesitamos tropas terrestres, como ya se vio en el caso de Irak. Eso sería una situación muy diferente. Entonces los bombardeos podrían hasta ser decisivos. Así fue a mediados de noviembre, cuando los peshmerga, apoyados por la FF. AA. estadounidense, reconquistaron la ciudad iraquí de Sindschar.

¿Qué es entonces lo que se debería hacer?

Una de las declaraciones más inteligentes acerca del tema la hizo Hillary Clinton. No tiene pelos en la lengua, y dijo que no vamos a poder ganar esta guerra. Que son los turcos y los árabes los que deberían tratar de hacerlo y que tendrían que tomar la iniciativa cuanto antes. Solo que temo que Occidente les está dando a las potencias regionales –a Turquía, Arabia Saudí, Irán, y a todos los que teóricamente quieren deshacerse del EI- una excusa para no hacerlo al ofrecerles a esos países cada vez más recursos militares, aunque no sean efectivos. Ese problema no se solucionará si las potencias regionales, las potencias musulmanas, que están en condiciones de dirigirse a la población con autoridad, digan “¡Se acabó esta banda de fanáticos asesinos!”.

Pero para mirar hacia el futuro con un poco de optimismo: la conferencia sobre Siria en Viena, hace dos semanas, despierta la esperanza de que esa visión se haga de a poco realidad.

¿Qué consecuencias podría tener una misión militar europea en Siria?

Considero peligroso, y hasta contraproducente que cada vez más potencias europeas se involucren en la guerra en Siria. Eso solo atiza la leyenda yihadista de los cruzados modernos que llegan para destruir al califato islámico.

Además, me temo que eso podría aumentar el peligro en las calles británicas. En realidad, no veo cómo podría no aumentar la amenaza luego de los ataques en el Sinaí y en París, que fueron claramente represalias, y estoy muy preocupado porque puedan suceder también en Gran Bretaña.

En última instancia puedo entender por qué nuestros gobiernos hacen lo que hacen. Francia pidió solidaridad, y el apoyo militar es una manera de solidarizarse. Eso es muy importante. Pero desearía que hubiéramos elegido caminos más inteligentes para demostrar nuestra solidaridad. Cuando el ministro de Defensa francés solicitó colaboración de los Estados de la Unión Europea según el artículo 42.7 del Tratado de Lisboa, pidió ayuda en Siria o en cualquier otro lugar, también en África. Seguramente hubiera sido mucho más sensato y beneficioso para todos estabilizar los países más problemáticos del Sahel africano. Después de todo, de allí viene la mitad de los refugiados. Pero eso no está a la orden del día en la agenda política en este momento.

¿Nos distraen los atentados de París y la crisis siria de otros problemas en Europa?

Es comprensible que ahora nos concentremos totalmente en lo que sucede en Siria. Pero la crisis de los refugiados es grave, y la mitad de los problemas provienen de África. E incluso si mañana se terminara la guerra en Siria, todavía tendríamos una gran crisis en Europa por los refugiados. Claro que el epicentro estará en Alemania, pero seguirán llegando a Italia a través del Mediterráneo, y eso continuará durante otra generación si no tomamos medidas para estabilizar África.

Nick Witney es experto en Políticas de Seguridad en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

DW recomienda