1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Antropólogo: “El sincretismo es típico de Latinoamérica”

En entrevista con DW-WORLD, Constantin von Barloewen habla de las diferencias entre las culturas americanas, describe el ensayo como el “género latinoamericano” por excelencia y apuesta por la sociedad intercultural.

default

América Latina: otra espiritualidad, otra relación con la naturaleza.

Constantin von Barloewen nació en Buenos Aires en 1952, creció entre Argentina y Alemania y actualmente vive en París mientras da clases de antropología comparada en la germana Escuela Superior de Diseño y Artes de Karlsruhe. Autor de diversos libros con América Latina como protagonista, Barloewen responde a las preguntas de DW-WORLD.

En su libro La antropología de la globalización defiende usted que la cultura latinoamericana se distingue en muchos aspectos (como la actitud ante la muerte, la naturaleza, las relaciones hombre-mujer…) de la norteamericana. ¿Imposibilita esto el diálogo entre ambas culturas?

Constantin von Barloewen

Constantin von Barloewen.

Constantin von Barloewen: Por lo menos lo hace difícil. En realidad, entre latinoamericanos y norteamericanos todas las constantes antropológicas, si se las puede llamar así, se diferencian considerablemente. Latinoamérica se ha visto influenciada durante siglos por una escolástica católica que es metafísica, espiritual y trascendental. Esta trascendencia es fundamental y entra en contradicción con la tradición norteamericana que es pragmática, empírica, lógica y analítica.

La cultura del vencedor es en su opinión un concepto ajeno a los latinoamericanos, que prefieren cultivar la dignidad del vencido. ¿Puede poner un ejemplo de lo que significa esta hipótesis?

Si pensamos en el cuadro de [Diego] Velázquez: un vencido conserva la dignidad incluso cuando está hundido en el fango. Un ejército hundido en el fango puede preservar la honra aunque haya perdido todo lo material. Algo así sería impensable en Norteamérica. La cultura norteamericana es la cultura del triunfo, de los números grandes, del great number.

Usted habla de una “relativa falta de lugar” de los latinoamericanos, que deja su huella en la literatura. ¿A qué se refiere?

Me refiero a escritores como Ortega y Gasset, que estuvo por primera vez en América Latina en 1917, viajó por Argentina y describe maravillosamente los llamados “horizontes abiertos” de Latinoamérica. Me refiero a Octavio Paz y a su El laberinto de la soledad. Me refiero a Borges y a su magnífico El Sur. Me refiero también a películas como las de Fernando Solanas o de Carlos Sorín, el director argentino de esa espectacular película que es Bombón, el perro. Esa falta de lugar, que siempre está relacionada con el sur, es específica de la literatura y la cultura latinoamericanas.

Según usted el ensayo es la forma de expresión latinoamericana por excelencia. Ese escritor de ensayos, al que usted también llama “pensador”, ¿no existe en el Viejo Mundo?

Por supuesto que existen predecesores europeos del “pensador”. Lo específico de América Latina es la unidad de pensamiento entre literatura, política y ciencia. Carlos Fuentes, Octavio Paz, Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias o Guimarães Rosa en Brasil: todos ellos fueron mensajeros. Todos ellos son figuras entre la literatura y la política. También por el posicionamiento que toma el escritor latinoamericano con respecto a los temas sociales, a la cuestión de la Justicia. Pese a todos los predecesores europeos, creo que ésta es una particularidad latinoamericana.

América Latina, ¿un ejemplo para el mundo? ¡Siga leyendo!

DW recomienda