1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Anand, digno campeón

El indio Viswanathan Anand revalidó de modo soberano el título de campeón del mundo de ajedrez al batir al aspirante ruso Vladimir Kramnik. DEUTSCHE WELLE lo entrevistó.

default

Viswanathan Anand (dcha.): partidas muy disputadas.

Anand derrotó a Kramnik por 6,5-4,5 puntos en un duelo concertado a un máximo de doce partidas y disputado en Bonn. En la undécima partida, que sería la última, los dos grandes maestros acordaron tablas luego de 24 jugadas que siguieron a una apertura siciliana, variante Najdorf. El campeón ganó tres partidas, hizo tablas en siete y perdió sólo una.

Deutschland Bonn WM Schach 8. Partie Wladimir Kramnik gegen Viswanathan Anand

Vladimir Kramnik (izq.) en apuros.

La última fue a su vez la primera partida que se abrió con peón rey. Anand invitó así a Kramnik a entrar en su defensa favorita, Petrov, con una gran tendencia a las tablas. El ruso optó por diversas variantes de lucha, pero al final, en posición pareja, aceptó las tablas y la derrota.

En declaraciones a DEUTSCHE WELLE, el campeón se manifestó satisfecho. Anand dijo que de los seis puntos y medio que se anotó, el más difícil fue el último medio punto: "Si hubiera perdido hoy, todo hubiera quedado en el aire. Ya había perdido una partida y por lo tanto la presión era realmente enorme. Pero al final tuve la victoria en mis manos y ahora me siento realmente distendido."

"Es cuestión de mentalización"

El campeón indio destacó que las últimas dos partidas fueron muy disputadas: "Me percaté que realizar una jugada me llevaba mucho más tiempo de lo normal. Tuve que ser muy precavido, no sólo en lo que hace a las aperturas, sino también en cuanto a cómo se desarrollaba luego la partida, cómo jugaba mi oponente. Al fin de cuentas, todo es una cuestión de mentalización y de demostrar al oponente que uno confía en sus propias fuerzas. El ajedrez es un juego que se desarrolla a varios niveles".

Con respecto a la posición de India en el ajedrez mundial, Anand manifestó que el país ha mejorado enormemente: "Antes no éramos un gran país de ajedrecistas. Pero el nivel de participación está cambiando positivamente. En academias de ajedrez estamos enseñando a jugar ajedrez a muchos niños y jóvenes de partes de la India en las que el juego no estaba antes muy difundido, como Bengala y otras. Ello crea una gran base y creo que el futuro ajedrecista de la India es muy alentador.

"Todos retoman de inmediato las nuevas ideas"

Preguntado acerca de si el ajedrez actual es más competitivo que el de antes, Anand dijo que todo cambia continuamente: "Por ejemplo yo he cambiado mis aperturas para estas partidas. El problema es que los otros retoman de inmediato las nuevas ideas y es necesario otra vez un gran trabajo para seguir desarrollándose".

Anand, de 38 años, que lleva mucho tiempo residiendo en Collado Mediano, cerca de Madrid, demostró ser un auténtico campeón, un jugador de ataque por naturaleza, de una fabulosa rapidez en calcular jugadas y que se halla como pez en el agua cuando el tablero está en llamas.

En el club campeón alemán por equipos, el OSG Baden-Baden, se descorcharon también botellas de champán, pues Anand está inscrito allí en el primer tablero aunque sólo juega esporádicamente.

El campeón, que lleva más de una década entre los cinco mejores del mundo, nació en Madrás (actual Chennai) el 11 de diciembre de 1969. Aprendió a jugar a los seis años y en 1987 se convirtió en el primer jugador de la India en obtener el título de gran maestro.

DW recomienda