1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Análisis de cabello del FBI: ¿un error inconsciente?

La Oficina Federal de Investigación de EE. UU. admitió que durante décadas expertos forenses del FBI entregaron análisis erróneos de cabello. Esas fallas pueden haberse cometido inconscientemente, dice neurocientífico.

Deutsche Welle: ¿Qué tan fiable es el análisis de cabello en comparación con otros métodos como el análisis de huellas dactilares o genéticas?

Itiel Dror: En primer lugar, el problema del FBI no tiene nada que ver con análisis de cabello. Todos los métodos forenses –incluidos los análisis de huellas dactilares y de ADN– están influenciados subjetivamente. Como siempre hay un margen de interpretación, no son objetivos al cien por cien. Los humanos jugamos un papel decisivo en la evaluación. El problema también se presenta en otras disciplinas forenses, donde los expertos sobrevaloran los indicios para comprobar la culpabilidad de un sospechoso. En ese caso, se dejan influenciar por el contexto del crimen. De momento, estamos tratando de mejorar las decisiones forenses asegurando que los expertos se concentren en las pruebas científicas, es decir que no sepan mucho sobre las circunstancias del crimen para evitar que esto influya en sus conclusiones.

Itiel Dror, doctor en neurología.

Itiel Dror, doctor en neurología.

En mi opinión, ese fue el problema de los análisis de cabello, pero también se da en análisis de huellas dactilares, ADN, de textos manuscritos… Cuando los expertos no se fían de los datos científicos, sino que se dejan distraer por informaciones irrelevantes sobre el caso, entonces cambia su capacidad de evaluación y le conceden demasiada importancia a las pruebas.

Hablemos más en detalle sobre esto: ¿En qué medida es subjetivo el análisis de cabello?

Cada caso determina el grado de subjetividad: en algunos casos, el análisis está bastante claro y la subjetividad y la interpretación son mínimas. Otros casos son más complicados. No existe un aparato objetivo que permita un fallo inequívoco.

Peter Neufeld, del “Proyecto Innocencia”, dijo que la sobrevaloración de la semejanza de pruebas de cabello “le da la impresión equivocada al jurado de que los cabellos que se encuentran en el lugar del crimen forzosamente pertenecen a los acusados”. En otras palabras, dice que el FBI actuó de manera intencionada. ¿Qué opina usted?

La mayoría de los expertos forenses no sobrevaloran intencionalmente las pruebas. Estamos hablando de procesos cerebrales cognitivos. Puesto que están al tanto del caso y cuentan con muchas informaciones, ven semejanzas donde no las hay. Esto influencia su capacidad de percepción y su juicio. Este problema se presenta en todos los lados, porque sucede de forma inconsciente.

¿Cómo podemos evitar los errores humanos?

No estoy seguro si los podemos evitar completamente. Pero los podemos minimizar de forma relativamente fácil. Para ello sería necesario que los médicos forenses no se expongan a informaciones irrelevantes. No hay razón para que sepan que un testigo identificó a un sospechoso, si otras pruebas incriminan al acusado o qué es lo que piensa el agente a cargo de la investigación. Mantenerlos alejados de informaciones irrelevantes es muy fácil y ayudaría a minimizar los errores humanos.

DW recomienda